Los duques de Cambridge disfrutaron de unas vacaciones privadas la semana pasada. Kate y Guillermo pusieron rumbo a las islas Sorlingas junto a sus tres hijos y allí disfrutaron de momentos inolvidables. Un breve descanso del que nada más volver Guillermo de Inglaterra retomó su actividad. Lo hizo en un acto muy especial. En el jardín de la casa de Sandringham, que pertenece a la familia real británica, organizó un evento en el que junto a sus invitados disfrutó de un partido de fútbol televisado, en concreto de la final de la Copa FA. Lo hizo para dar visibilidad a Heads Up, una campaña de concienciación sobre la salud mental. Mientras veía el fútbol el marido de Kate Middleton mostró su lado más distendido y una vez más hizo una confesión sobre George, Charlotte y Louis.

Artículo relacionado

Unos días antes de este partido, el duque de Cambridge disfrutó en casa del que disputaron el Aston Villa y el West Ham. En ese momento se encontraba junto a sus tres pequeños. El príncipe Guillermo es fiel seguidor del Aston Villa y en más de una ocasión ha reconocido los nervios que siente al ver los partidos que disputa su equipo. Y hace unos días esos nervios fueron a más y tuvo unas reacciones de lo más sorprendentes cada vez que el equipo fallaba una jugada o lograba éxitos. Levantarse del sofá o dar algunos gritos fueron algunas de ellas. Algo sobre lo que ha reconocido que “mis hijos me miraban con horror cuando saltaba del sofá y gritaba”. De esta forma el nieto de Isabel II ha confesado que se transforma cuando ve partidos de fútbol y que sus hijos se asombran muchísimo al ver su comportamiento.

Guillermo de Inglaterra

El duque de Cambridge está intentando inculcar a sus hijos esta afición por el fútbol. El marido de Kate Middleton ve los partidos desde casa junto a ellos e incluso al inicio de la temporada acudió junto a George y Charlotte al estadio de fútbol para disfrutar de un partido de su equipo. Los pequeños se mostraron por aquel entonces de lo más entusiasmados, así que por ahora parece que siguen los pasos de su padre en cuanto a esta afición por el deporte.