La hípica y la moda siempre han sido dos mundos íntimamente ligados con Carlota Casiraghi, sin embargo, a la hora de escoger su rumbo profesional, la hija de Carolina de Mónaco sorprendió optando por la carrera de Filosofía, que comenzó en La Sorbona.

Artículo relacionado

La joven comenzó a verse atraída por esta doctrina estando aún en el colegio y, a pesar de estar encantada con sus nuevos estudios, sus circunstancias personales hicieron que tuviera que realizar un parón y dejarlos de lado. Ahora, ha decidido que es el momento perfecto de regresar a las aulas. Ha sido ella misma quien lo ha anunciado ilusionada en una columna que ha escrito en la edición francesa de la revista Elle.

Carlota Casiraghi
Gtres

"Acabo de reanudar mis estudios de filosofía, que a los 33 años y con dos niños pequeños ya es bastante fuerte", confesaba Carlota Casiraghi, quien tendrá que compaginar su carrera con su vida privada, en la que los grandes protagonistas de su día a día son sus dos hijos, Raphaël Elmaleh -nacido a finales de 2013 durante su relación con el actor Gad Elmaleh- y Balthazar Rassam, que llegó al mundo en octubre de 2018, meses antes de dar el "sí, quiero" al que es su padre, Dimitri Rassam.

Haber dejado de lado sus estudios por una temporada no ha significado que la sobrina de Alberto de Mónaco se desligara de la Filosofía por completo. De hecho, el pasado mes de septiembre viajaba hasta España para presentar en Salamanca su libro Archipel des Passions (Archipiélago de Pasiones), una obra que escribía junto a Robert Maggiori, el que fuera su profesor de filosofía en el instituto y con quien mantiene una gran conexión desde entonces. El proyecto habla sobre la crueldad, el miedo y el amor que se publicó en 2018 y que Carlota dedicó a su padre, Stefano Casiraghi, fallecido en 1990.

Carlota Casiraghi Hay Festival
Hay Festival Segovia

Además, ambos ponen en marcha cada año los Encuentros Filosóficos de Mónaco, creados con la finalidad de que "cuando sean mayores, a los alumnos de primaria la filosofía no les resulte ajena. Aspiramos a que resuelvan cuestiones que han preocupado a los pensadores durante 25 siglos".

"La literatura y la filosofía me han ayudado a poner las cosas en perspectiva (...). Me han dado la fuerza y el coraje para ser yo misma. Encontré compañeros, me sentí comprendida en las dificultades de la vida. Mientras tuviera la posibilidad de expresarme y pudiera estar en contacto con grandes mentes, me sentía segura. Leer y escribir me han ayudado mucho en la vida. Cuando era joven, recuerdo haber estado muy enojada por alguien que me lastimó, y me dije a mí misma que aunque estuviera en la cárcel o sola, siempre que tuviera una pluma y un papel, y pudiera expresarme, podría liberarme", explicaba Carlota en una reciente entrevista.