El delicado estado de salud de la reina Isabel II ha provocado su ausencia en la tradicional Misa de Pascua celebrada este Jueves Santo en la capilla de St. George situada en el Castillo de Windsor. Ha sido el príncipe Carlos quien acompañado por su mujer Camilla de Cornualles, ha presidido el acto sustituyendo de manera oficial a la monarca en la tradicional 'Royal Maundy Service'.

Artículo recomendado

El príncipe Carlos da un nuevo disgusto a Isabel II: la policía investigará a su fundación

El príncipe Carlos da un nuevo disgusto a Isabel II: la policía investigará a su fundación

Aunque no es la primera vez que Isabel II falla a esta cita si ha sido la primera vez que el peso ha recaído sobre su primogénito. La última vez que la soberana faltó fue en 1970 por encontrarse en medio de una gira por Nueva Zelanda. En aquel momento fue su madre, la Reina Madre, quien acudió en su lugar.

Carlos y Camilla llegaban al templo de lo más sonrientes y recibían dos llamativos ramos de flores. Para la ocasión, la duquesa de Cornualles optaba por un elegante abrigo en color azul marino con grandes solapas y laterales blancos que combinó con una sofisticada pamela y bolso de Chanel a juego. A modo de joyas, ha optado por su gargantilla favorita, el modelo triple de perlas con un medallón en la zona central.

Príncipe Carlos y Camilla

Príncipe Carlos y Camilla en la Misa de Pascua en Windsor

GTRES

Tras escuchar la misa, el príncipe de Gales ha sido el encargado de entregar el tradicional Moundy Money o 'dinero del Jueves Santo', una cantidad de dinero simbólica que se concede a los ciudadanos que han hecho una contribución significativa para la comunidad a lo largo del año.

Artículo recomendado

Meghan Markle y el príncipe Harry regresan a Europa: los detalles de su polémico viaje

Meghan Markle y el príncipe Harry regresan a Europa: los detalles de su polémico viaje

La reaparición de Isabel II en el aire

Otro de los actos que marcan la Semana Santa de la familia real británica es la celebración de la Misa de Pascua el próximo domingo 17 de abril en Windsor. Un acto en el que no está confirmada la presencia de la monarca pero que sí reunirá al resto de la familia.