Como cada año, el desfile de la casa Dior reúne en París cada año a los representantes, seguidores y profesionales más importantes del mundo de la moda. Una cita que este año tenía lugar ayer martes en el marco de la Semana de la Moda de la capital francesa.

Artículo relacionado

Hasta el front row se acercaba un miembro de la familia Grimaldi, nada más y nada menos que la benjamina, Alexandra de Hannover (21 años), quien no ha querido perderse las propuestas para la primavera-verano de 2021.

Alexandra de Hannover
Gtres

Entre tops y otras súper modelos, como Natalia Vodianova, Bianca Brandolini o Jeanne Damas, la hija de Carolina de Mónaco acudía a el Jardín de las Tullerías, el lugar escogido para el desfile de este año.

Heredando el gusto y el estilo de su madre, además del de su hermana mayor, Carlota Casiraghi, la joven acudía -paraguas en mano- a la cita de Maria Grazia Chiuri, actual directora creativa de la maison, recalcando que Dior es una de sus marcas favoritas.

Alexandra de Hannover
Gtres

Para el evento, nada como lucir algunas de las prendas que se mostraron en el anterior desfile de la firma francesa para esta otoño-invierno. Y por ello, arriesgada pero muy acertada, la también hija de Ernesto de Hannover ha optado por fusionar dos estampados de lo más llamativos.

Por un lado, un jersey de rombos en tonos muy otoñales (1.700 euros), confeccionado en cachemir y de clara inspiración retro, con escote de pico. Por otro, un print de cuadros de estilo pícnic en una minifalda-pantalón cruzada con aires colegiales, realizada en sarga. Su precio es de 1.200 euros.

Alexandra de Hannover
Gtres

Unas botas altas en piel color camel -con tacón en bloque y cierre con cremallera- aportaban la nota de color al conjunto, disponibles por 1.790 euros en la web de Dior. Lo combinaba con el bolso Bobby, estilo bandolera de piel en color negro, por el momento únicamente disponible para las prescriptoras de moda. Su precio asciende a los 2.900 euros.

La hija de Carolina de Mónaco ponía el broche de oro a su look con unos pendientes joya con forma de estrella y diamantes engarzados de Venyx, la única elección que no formaba parte de la colección de Dior.