Aún con la resaca de las grandes -y recientes- celebraciones por la entronización de Naruhito, a las que asistieron decenas de mandatarios, jefes de estado y otras figuras reales de más de 190 países, los nuevos emperadores de Japón han han reaparecido en el Palacio Imperial de Tokio donde han ofrecido un banquete.

Artículo relacionado

Como bien marca el protocolo, tanto Masako como el resto de mujeres que han asistido a la cita han lucido preciosos trajes largos y, por su parte, la emperatriz ha lucido un diseño color celeste con volantes en la parte delantera, que ha combinado con un collar y pendientes de perlas. Unos guantes blancos aportaban un plus de sofisticación a su elección.

Acompañados por sus invitados, sus Majestades Imperiales han brindado durante el almuerzo llamado Kyoen-no-gi, que se celebra en Palacio después del Sokuirei-Siden-no-gi o, lo que es lo mismo, la entronización propiamente dicha, y que sirve para que el recién estrenado emperador reciba las felicitaciones de diversos sectores de la sociedad nipona.

Naruhito y Masako de Japón
Gtres

Este encuentro culinario ha sido el penúltimo de los cuatro banquetes Kyoen-no-gique se llevarán a cabo, después del celebrado el 22 de octubre -mismo día de la entronización- con la realeza como testigo, y el del 25 de octubre. El último tendrá lugar mañana jueves 31 de octubre y será tipo buffet, al igual que el de ayer martes. Además, el número de invitados se ha reducido a un máximo de 2600.

En cuanto a las especialidades ofrecidas en estos almuerzos, además de ser considerados con los gustos culturales y religiosos de todos sus invitados, los emperadores no han dudado en servir recetas japonesas en sus recepciones. Así, en la primera recepción tras la entronización, con don Felipe y doña Letizia, Máxima y Guillermo de Holanda, Gustavo y Victoria de Suecia, y Federico y Mary de Dinamarca o los de Bélgica, entre otros representantes de la realeza del mundo, el menú estuvo compuesto por nueve platos compuestos por diversos aperitivos, alimentos en vinagre, sopas, arroces, carnes a la parrilla y pescados.

Naruhito y Masako de Japón
Gtres

El evento tuvo también una opción de menú halal (para los musulmanes) y vegetariano, compuesto por tofu Koya, una forma de cocinar el tofu originaria de los monjes budistas del monte Koya y le confiere una textura esponjosa que absorbe el sabor del líquido. Con estos detalles, los nuevos emperadores han querido unificar y cuidar a los asistentes y crear un ambiente confortable y cómodo para todos.