Por sus actos les conoceréis; y, en el caso de Letizia, por sus palabras. La reina, como la gran comunicadora que es, sabe de la importancia de lo hablado, así como de lo escrito. Es concisa, y, a veces, tajante. Directa y, tal y como ha contado alguna vez Pilar Eyre, “odia la hipocresía”. Todo esto queda reflejado en su forma de hablar y de dirigirse a sus interlocutores, ya sean del ámbito privado o del público. Sus discursos están impregnados de su carácter, al igual que sus intervenciones ante los medios. Hoy recogemos algunas de sus frases que nos hacen conocerla un poco más, a pensar de lo blindada que siempre se muestra.

Artículo recomendado

Letizia, 50 años en 50 fotos que han marcado su vida

Letizia, 50 años en 50 fotos que han marcado su vida

“Déjame terminar”. Esta frase, pronunciada por Letizia a Felipe cuando anunciaron su compromiso ante los medios, dejó clarísimo que ella no se iba a achantar ni a callar al lado de su pareja, por muy heredero al trono que este fuera. Toda una declaración de principios.

“Como un hombre ama a una mujer”. Como el título de aquella canción, Felipe le pidió a Letizia que se casara con él. La periodista deseaba envolver su romance de naturalidad y describirla cualquier otra entre un hombre y una mujer. Tan solo que aquello le quedó de lo más cursi... Era la Letizia más nerviosa y que no dominaba la situación.

“Gracias a todas las personas que se han sentido apenadas por la muerte de mi hermana pequeña”. El discurso más duro que, sin duda, ha tenido que pronunciar Letizia. Completamente devastada tras el fallecimiento de su hermana Érika, la entonces princesa manifestaba su agradecimiento por las muestras de cariño recibidas en uno de los momentos más sensibles de su vida.

“A veces digo, le llamo o no le llamo, será menor decirle de ir al cine antes del siguiente ciclo de quimioterapia o es mejora dejarle tranquila”. En 2018, durante un foro dedicado a los pacientes con cáncer, la reina abrió una pequeña ventana a su intimidad. En su discurso pretendía hacer ver lo difícil que es para muchos familiares y amigos tratar con alguien que atraviesa la enfermedad, pues no desean molestar y, en ocasiones, se crean momentos de incomodidad. La madre de Leonor y Sofía parecía saber muy bien de lo que hablaba y compartió este detalle sobre su vida más privada.

"Ortiz, no se qué va a ser de su vida pero a pesada no tiene rival”. Esta frase realmente no la dijo ella, se la dedicaron a ella. Se lo dijo un profesor en sus años como estudiante en la Universidad Complutense. Una anécdota que Letizia recordó en 2021 en su visita por el centro universitario.

“Macho, es lo que hay”. Con esta frase, tal y como nos descubrió Pilar Eyre, la reina da por terminadas todas sus discusiones. Una vez la ha pronunciado, se acabaron las argumentaciones; tocar enfrentarse a las circunstancias y apechugar. Ya lo dice nuestra bloguera, la reina es de lo más inflexible, y esta frase da muestra de ello.

“Thank you, see you in a minute”. Si no es la frase que más ha repetido en una recepción, está cerca. Hasta 40 veces la llegó a pronunciar a los invitados en la reciente cumbre de la OTAN, donde vimos a una deslumbrante Letizia que ejercía de perfecta anfitriona.

"Sí, señora, pero que lea usted”. Las canas de Letizia parece que son asunto de todos, hasta el punto que, una señora, en la última Feria del Libro, la increpó de muy mala manera y le dijo que debía teñirse. La reacción de la reina no fue otra que mandar a leer a la mujer. Esta anécdota quedó recogida en el reportaje especial que el semanario XL Semanal dedicó a la figura de la hija mayor de Paloma Rocasolano y Jesús Ortiz.

“Pues mire, comprando tomates como usted”. En la línea a la anterior frase, esas que pronuncia Letizia cuando está en su papel de menos reina y más ella, la esposa de Felipe VI le dijo esta contestación a una mujer que se sorprendió al verla comprando en una frutería. Como la apasionada de la comida sana que es, le gusta ir a comprar ella misma los productos de temporada; y sí, esto pasa por visitar la pescadería y pedir “sardinas de las grandes” y así como por comprar tomates.

“¡Hijo, hoy estás sordo, la verdad!”. En 2008, Letizia y Felipe, en ese afán de tratar de mostrase cercanos, permitieron a la revista Vanity Fair que les acompañaran a algunos de sus actos. Fue estando en Murcia cuando, después de que Letizia le repitiera varias veces lo mismo a su marido, le espetó lo puesto en negrita. Genio y figura.