La reina Letizia cumplirá 50 años el próximo 15 de septiembre. Con motivo de su aniversario, nuestra colaboradora Pilar Eyre ha hecho un exhaustivo repaso sobre su vida. Pilar ha repasado todos los acontecimientos que han marcado la vida de Letizia desde mucho antes de llegar a la familia real. Y también ha recordado algunas de las situaciones que han marcado sus vivencias dentro de la realeza. Entre ellas, los primeros choques que Letizia tuvo con la reina Sofía y las infantas Elena y Cristina.

Artículo recomendado

La reina Letizia cumple 50 años: su verdadera historia, por Pilar Eyre

La reina Letizia cumple 50 años: su verdadera historia, por Pilar Eyre

Cuando la reina Letizia comenzó su relación con el rey Felipe y en los años posteriores, era habitual ver a las cuatro juntas en diferentes actos. Tiempo después la tensión se hizo evidente y hoy por hoy su relación con sus cuñadas, en especial con Cristina, es inexistente. Pero esta tensión entre ellas viene de lejos. De hecho Pilar Eyre se ha remontado a la primera comida de la mujer, la madre y las hermanas de Felipe VI para recordar cómo ya desde los comienzos la cosa no fue fácil. “En su primera comida juntas, la Reina le comentó las apariciones de Garabandal y Letizia contestó: “No entiendo de estas cosas porque soy atea”". Y no solo eso, Letizia “soltó, además, que le parecía muy bien el matrimonio homosexual, que en esos días aún no era legal”. Claras muestras de que no tenía inconveniente en decir lo que pensaba sobre diferentes cuestiones por mucho que incomodaran en la mesa.

Letizia, Elena y Cristina

Letizia, Elena y Cristina durante un encuentro en Palma de Mallorca.

Gtres

Sobre las conversaciones que en aquella velada mantuvo con sus cuñadas, Eyre se ha remontado a que “a Elena le dijo que también había viajado mucho, iba con su familia de ‘camping’ por toda Europa, lo que dejó a la infanta sin palabras”. Sobre la hermana pequeña de su marido, nuestra bloguera ha recordado que "con Cristina tuvo en principio buena sintonía, aunque luego dejaran de hablarse, al negarse Letizia a alojar a los padres de Iñaki en su casa con ocasión del bautizo de Irene en los jardines de la Zarzuela”.