Siete vidas y Aída la convirtieron en una de las personas más populares de España. Desde entonces, y a pesar de que la fama amenazó con tambalear su estabilidad, la carrera de la intérprete no ha dejado de ascender. Imprescindible para la televisión, el cine y el teatro, Carmen Machi (57) ha conseguido que su vida privada sea un búnker conocidos por pocos. En lo profesional, en cambio, no para de triunfar con éxitos como Nieva en Benidorm, una película de Isabel Coixet que este martes 3 de noviembre presenta en El Hormiguero.

Artículo relacionado

Su interpretación de Aída García la catapultó al estrellato, a pesar de llevar años trabajando en el teatro. Cuando comenzó la serie, Carmen Machi tenía 35 años. La dejó casi una década después en una sorprendente decisión que pilló a todo el mundo desprevenido y que explicó años después en una entrevista a El Mundo. “Gestioné muy mal la fama, pero es que es muy difícil convivir con que todo el mundo conozca tu cara. En el bar, en la tienda, por la calle, fuera de España... Todos te reconocen por tu cara, por tu voz o por tu culo. Hay un momento en el que te das cuenta de que, aunque crees que lo estás haciendo bien, es mentira. Estás superada, agobiada. Sufrí ansiedad y fobia al ser humano diagnosticadas”, explicó en el 2019.

Carmen Machi

Carmen Machi, en abril del 2019

GTRES

Fue entonces cuando decidió parar, dejar Aída y centrarse en otros frentes. Carmen Machi no tardó en conseguir nuevos proyectos y seguir triunfando en el cine y el teatro hasta llegar a convertirse en una de las actrices imprescindibles del panorama español. Sin ir más lejos, en la actualidad compagina los escenarios con actuaciones en películas como Nieva en Benidorm, la cual se estrena el próximo 13 de noviembre. En ella, interpreta a una policía obsesionada con Sylvia Plath, una poetisa y novelista de Boston.

Parece extraño, eso sí, que una de las actrices más conocidas del país haya conseguido mantener su vida privada alejada de la prensa. De lo poco que se conoce de ella es que comparte su vida con su novio Vicente, a quien le dedicó el Goya en el año 2015 por ser “más bonito que ná”. La pareja se ha convertido en un tándem perfecto del que apenas se saben detalles. Eso sí, en más de una ocasión la actriz ha dejado claro que casarse o tener un hijo no está entre sus planes. “He podido ser madre y no lo he sido. Vamos, he puesto todos los medios habidos y por haber para no serlo. Para mí no es algo importante ni he encontrado el momento apropiado con ninguna de mis parejas”, confesaba en el año 2016 a la revista Diez Minutos.

Artículo relacionado

De lo que la intérprete no se ha librado es de los problemas con Hacienda. La actriz se unió en junio de 2019 a la larga lista de famosos investigados y multados por la Agencia Tributaria. En concreto, la condenaron a pagar una multa de 83.155,19 euros por una infracción tributaria leve por el IRPF de los años 2007, 2008 y 2009. La madrileña facturaba entonces sus trabajos a través de una sociedad, Mama Floriano, por lo que fue sancionada.

Con los años, Machi se ha convertido en una antidiva que protege su vida privada por encima de todo. La intérprete, que según publicó Vanitatis reside en Malasaña, disfruta de poder tomarse cañas después de las funciones porque “ayuda a sacarse el personaje de encima” o pasear junto a su pareja por su barrio. Una sencillez detrás de una de las intérpretes españolas más exitosas.