El desgaste que conlleva el cruce de reproches con su sobrina, Alejandra Rubio, le está pasando factura a Carmen Borrego. Ha asumido que el precio que está pagando es demasiado alto y ha expresado su drástica decisión en directo, después de que su hermana, Terelu Campos le haya tendido la mano este fin de semana. Carmen Borrego quiere zanjar la polémica con su sobrina, y ha dicho 'hasta aquí'. No le compensa seguir dando gasolina a una situación que ha acabado afectándola a nivel personal y familiar. Ya le ha costado estar distanciada de su hermana, con quien, poco a poco, va recuperando la complicidad que habían tenido siempre, tampoco quiere que se lleve por delante la armonía de su familia. "Mi marido y mis hijos no están contentos", confiesa. Por ellos, por su madre y por su hermana, da un paso al frente: "Quiero terminar con esto".

Artículo relacionado

"He llorado por Terelu y Alejandra y no quiero seguir haciéndolo", ha sido la conmovedora revelación de Carmen Borrego en 'Sálvame'. Si bien reconocía al inicio del programa que está pasando por un momento feliz, ese entusiasmo se ha ido apagando cuando ha ahondado en el problema que lleva arrastrando por los platós con su sobrina, Alejandra Rubio. "Quiero terminar esto por mi madre y mi hermana, no por Alejandra, que sigue hablando", ha dicho contundente.

La hija de María Teresa Campos ha querido subrayar que ella "no comenzó este tema", y ha prometido: "No voy a hablar más de Alejandra". Carmen ha matizado que fue la hija de Terelu la que "sacó el tema"; asimismo, ha negado que haya tenido una bronca tan fuerte con su sobrina como para que desencadene "en este mal rollo". "Alejandra dice que llevamos cuatro años sin tener relación, y eso no es cierto, o al menos yo no lo he percibido", corrige.

Artículo relacionado

Carmen Borrego, que se describe "dolida", pues siente que "siempre soy yo la que hace algo y yo no saqué este tema", ha decidido parar esta controversia anteponiendo el bienestar de los suyos, que es lo más importante para ella en estos momentos: "Lo hago por mi familia, mi marido, mis hijos, que son maravillosos, pero no están contentos, están cansados de verme mal, pero por eso pedí ayuda, y sé que no estoy sola, les tengo a ellos". "Las cosas en caliente es complicado hablarlas, pero dejarlas enfriar demasiado se vuelven también aún más complicadas", ha reflexionado después de admitir también que tiene "una hermana y una sobrina maravillosas", recogiendo el guante que Terelu le lanzó desde 'Viva la vida'.