Carlos Sobera siempre se ha mostrado muy reservado en cuanto a su vida privada pero de vez en cuando comparte en redes sociales momentos de lo más especiales junto a su mujer, Patricia Santamarina, y sus dos hijas, Arianna y Natalia: "Mi casa está llena de súper mujeres", ha reconocido orgulloso en su perfil oficial de Instagram para sorpresa de sus seguidores. Además, ha roto su silencio sobre el derrame cerebral que sufrió su mujer hace ya dos años.

Carlos Sobera y Patricia Santamarina están felices, enamorados y encantadísimos con la familia que han creado. La pareja se dio el 'sí, quiero' en una ceremonia de lo más especial en las playas paradisíacas de Tulum, en México. Desgraciadamente, el 4 de febrero del 2019 todo se torció debido a la enfermedad que sacudió a Patricia... Un suceso al que han hecho frente con la mejor de las actitudes. Sobera nunca se ha manifestado sobre este tema y ahora ha aprovechado la oportunidad para confesar cómo se encuentra su mujer en la actualidad.

Artículo recomendado

Supervivientes: El zasca brutal de Carlos Sobera a José Antonio Avilés que ha arrancado aplausos

Supervivientes: El zasca brutal de Carlos Sobera a José Antonio Avilés que ha arrancado aplausos

Carlos Sobera, también, ha querido abordar uno de los temas principales del 2020, y parte del 2021: el coronavirus. Tanto su mujer como él se han contagiado pero han tenido la 'suerte' de ser asintomáticos: "El confinamiento me asustó al principio. Tuve la fortuna de ir a trabajar porque estaba haciendo 'Supervivientes' y me impactaba bastante las imágenes de la calle porque no había nadie. Esta mi coche, algún coche más por allí y la policía haciendo controles y nada más, entonces era apocalíptico. Las medidas en Mediaset eran flipantes, era como ir a la NASA. Todo el mundo concienciado", ha revelado.

Además, ha asegurado que es un hombre paciente siempre y cuando no vea ni una injusticia: "Hombre, hay a más de uno que le hubiese dado un pescozón. A todos nos pasan cosas. Yo solamente me pongo tenso o me enfado cuando veo que se comete algo injusto. Si se enerva mi sentido de la justicia, ponte a salvo, sino ya me pueden tocar las narices que tengo una paciencia infinita".