Blanca Suárez y Mario Casas forman una de las parejas más discretas de nuestro 'star-system', y al mismo tiempo de las más estables. En la primavera del año pasado convirtieron su relación de amistad en una mucho más especial, pero aún así pasaron un par de meses más, hasta julio, para que confirmaran que son novios.

Ahora, aunque siguen siendo bastante discretos en lo que a presentarse en público se refiere, la pareja de actores disfruta de su noviazgo de una forma más relajada, hablando uno del otro sin ningún filtro.

Artículo relacionado

Así, Blanca Suárez ha acudido a un evento publicitario en el que inevitablemente le han preguntado por su chico, que hace muy pocos días celebró su 33 cumpleaños. Una jornada muy especial en la que Blanca le felicitó por Instagram pero que no pasaron juntos por cuestiones profesionales. "Él está trabajando en Barcelona… Está rodando allí, o sea que lo celebramos en los huecos que podemos y podemos encajar", ha contado la actriz.

Blanca admira mucho a su novio, en todos los sentidos. Unidos por sus sentimientos y también por su profesión, la joven confiesa no sentir ningún tipo de celos a pesar de que Mario sea uno de los hombres más deseados de este país. "Hay que estar orgulloso de la pareja que tienes y con este trabajo creo que todos tenemos que hacer un esfuercito…", ha dicho a los periodistas sin perder la sonrisa.

De este modo, Blanca ha asegurado no ponerse nerviosa al verle en escenas de sexo, es algo que asume con la mayor de las filosofías. A pesar de ello, "No es algo a lo que te acostumbres… A ver…", ha admitido.

Y es que ser una pareja de actores ayuda mucho a llevar este tipo de cosas con más naturalidad. "Hay cosas con las que obviamente juegas con ventaja porque te entiendes más, pero bueno, no es garantía de nada… Hay que ser tolerante y hay que ser respetuoso", ha terminado.