La consolidada y querida actriz Belén Rueda acudió anoche a la 32 gala de los Premios Goya, ya que tenía mucho que celebrar. Y aunque, tal como ha contado ella misma, se fue muy tarde a dormir, ha querido pasar un rato hablando con Toñi Moreno en su programa. Con su simpatía habitual, Belén ha repasado los momentos más felices de su carrera, ha hablado de los Goya y su película 'El cuaderno de Sara'.

"Si no fuera por mis hijas, me hubiera quedado allí", sentenciaba Rueda en relación al viaje a África que hizo con el equipo de la película para documentarse, una experiencia que asegura que le ha cambiado la vida y que, además, ha servido para concienciarse a sí misma y a sus hijas sobre las injusticias que siguen sucediendo en el continente.

Artículo relacionado

Respecto a los premios Goya, Toñi Moreno comentaba el tinte feminista que había adquirido esta edición. "La más feminista de la historia", decía la presentadora. En lo cual la actriz coincidía a pesar de que "de 135 nominados, solo 30 son mujeres", como apuntaba Pepa Charro, la Terremoto de Alcorcón. "Lo ideal sería que no tuviera que haber galas como la de ayer, o como las que ha habido todo este año, para conseguir la igualdad laboral, familiar... que eso no es una cuestión de imponer, es de educación", añadía Belén Rueda, señalando que todavía queda mucho por hacer y que por eso se sigue hablando de feminismo en este tipo de eventos.

En la parte más divertida de la entrevista, los actores y actrices que acudieron a la presentación de la última película de Rueda 'El cuaderno de Sara' habían escrito preguntas en 'el cuaderno de Toñi' para que esta se las hiciera a la actriz, que pudo recordar sus orígenes en la industria y bromeaba con todas las veces que ha trabajado con Fran Perea.