La crisis del coronavirus está afectando a toda la sociedad. La enorme expansión de la enfermedad ha puesto en alerta al Ministerio de Salud, quien ya ha tomado medidas al respecto. Una serie de cambios que también están afectando, cómo no, a los famosos. Mercedes Milá atrapada en Roma, la princesa Leonor y la infanta Sofía sin colegio, Anita Matamoros retenida en el país… los cambios son muchos, tal y como han explicado.

Artículo relacionado

La última en alzar la voz para explicar cómo le ha afectado el coronavirus ha sido Belén Esteban. La colaboradora de televisión ha asegurado este martes 10 de marzo en ‘Sálvame’ que ha tenido que posponer una visita al endocrino. “Me ha llamado la enfermera del endocrino, Sonia, y me ha dicho que tengo que esperarme 15 días”, ha afirmado la de Paracuellos.

Belén Esteban

“Se ha puesto en marcha un protocolo y se han suspendido las visitas de los crónicos como yo. Yo tengo que pasar controles periódicos porque llevo una bomba de insulina”, ha continuado. Eso sí, Belén Esteban ha querido quitar dramatismo al asunto: “Igualmente, yo me encuentro fenomenal”.

Asimismo, Belén ha explicado las pautas que le han dado para evitar contagiarse del coronavirus. “Dicen que esté muy pendiente del cuidado de manos, que es lo que estoy haciendo. También me han dicho que no vaya a sitios con gente y si lo hago que lo haga con mascarilla que ya lo tengo”, ha continuado.

Artículo relacionado

Para seguir con las recomendaciones médicas, la colaboradora de televisión ha tenido que tomar una difícil decisión para ella: no ir a visitar a San Judas Tadeo. “He decidido que no voy a ir a San Judas Tadeo porque va a ir mucha gente. Mañana es el día de San Judas Tadeo y creo que es mejor no ir”, ha asegurado. Belén Esteban es una gran devota del santo y se ha encomendado a él para superar los duros momentos de su vida, como la batalla contra Toño Sanchís por la subasta de la casa.