Belén Esteban ya ha puesto punto y final a sus vacaciones en Tenerife con su marido Miguel Marcos. Muy recuperada de la rotura de tibia y peroné, la de Paracuellos retomará sus compromisos profesionales en 'Sálvame' y quizás haya sido eso lo que le ha llevado a recordar quienes han sido durante años sus grandes apoyos detrás y delante las cámaras.

Artículo recomendado

Belén Esteban revela el destino que ha elegido para sus ansiadas vacaciones con Miguel Marcos

Belén Esteban revela el destino que ha elegido para sus ansiadas vacaciones con Miguel Marcos

"Mis amigos de verdad. Os echo de menos", escribía Belén Esteban nostálgica junto a una bonita imagen con Raúl Prieto, David Valldeperas y Carlota Corredera. La colaboradora de 'Sálvame' nunca ha ocultado el fuerte vínculo que mantiene con los que fueran directores del programa y que ahora son parte de su familia. Solo hay que recordar que Belén eligió a Raúl como su padrino de boda. Sin embargo, en los últimos tiempos cada uno ha tomado caminos (profesionales) diferentes y eso ha provocado que se vean menos de lo que les gustaría.

Belén Esteban, Raúl Prieto, David Valldeperas y Carlota Corredera

Belén Esteban, Raúl Prieto, David Valldeperas y Carlota Corredera juntos

Instagram @belenestebanmenendez

Con el fin de 'Viva la vida', Raúl Prieto se estrenará como directos de los debates de 'Pesadilla en el paraíso', una vuelta al trabajo por todo lo alto teniendo en cuenta las expectativas que se han creado entorno al nuevo reality de Mediaset. David Valldeperas sigue al frente de 'Sálvame' y Carlota Corredera está volcada en su familia mientras se esclarece su futuro profesional.

Belén Esteban no puede ocultar que la televisión le ha dado la oportunidad de conocer a personas que se han vuelto imprescindibles para ella. A Raúl, Carlota y David se podría sumar Anabel Pantoja, su incondicional. Pero si de algo presume la de Paracuellos es de contar con sus amigas de la infancia, personas que a pesar de su popularidad siempre han preferido estar al margen de los focos sin soltarle la mano.