La entrevista de Paz Padilla del último 'Sábado Deluxe' no solo fue una lección de vida para todos sino también un nuevo empezar para la presentadora, que ha empezado a retomar las rutinas que más le gustan y prepara con ganas su vuelta al trabajo, que será este mismo miércoles. La gaditana ya dijo en su entrevista que tenía ganas de regresar a 'Sálvame' e incluso comentó en voz alta que ahora entiende más que nunca su cometido en el programa de las tardes de Telecinco.

"He entendido, después de la entrevista, por lo que estoy en 'Sálvame', creo que con el humor estoy ayudando. Ya sabéis que yo a veces sufro, porque empatizo con el dolor, pero entiendo que mi forma de ser y manera de enfrentar y afrontar la vida es muy bueno y Sálvame es una plataforma maravillosa", dijo a Jorge Javier Vázquez.

Artículo relacionado

Y el día ha llegado. Paz Padilla está aprendiendo a caminar sin el amor de su vida, Antonio Juan Vidal, fallecido el pasado mes de julio víctima del cáncer, y la prueba de fuego es ponerse al frente de su programa en directo. Paz comentó que se siente "triste", por supuesto, pero ante tod es una persona feliz y tiene muchas ganas de vivir, y qué duda cabe que el trabajo será una buenísima medicina para ella.

Aunque Paz Padilla nunca para. La andaluza, además de volver a la tele, ha vuelto a las redes y no para de enseñarnos en qué se entretiene y cómo recarga pilas antes de volver a trabajar. Tras ir al teatro y de comida a su italiano favorito con su hija Anna Ferrer, hemos visto a Paz bailando muy bien acompañada en redes, haciendo recomendaciones de lectura para ayudar a otras personas en su misma situación y hasta confitando los tomates de su propio huerto para todo el año. ¡Mujer todoterreno!

Paz Padilla Instagram stories

Su hija Anna Ferrer ha estado con ella bregando con esta situación emocionalmente tan intensa y dura, y sigue siendo el apoyo más importante con el que cuenta ahora que no está Antonio. "Me dolía mucho escucharla llorar", confesaba, emocionada, en su aparición sorpresa en el programa. Ahora las dos sonríen y disfrutan, siempre con Antonio muy presente, pero saboreando todas las cosas bonitas que tiene la vida.