El brillo en la mirada de Isa Pantoja no engaña: está pasando por el momento más dulce de su vida, y abraza ilusionada la nueva etapa que está a punto empezar. La hija de Isabel Pantoja ha confesado en exclusiva para Lecturas que ha aprobado la prueba de acceso a la universidad, un triunfo personal que le permitirá estudiar Derecho y convertirse de esta manera en la primera universitaria de su familia.

Artículo relacionado

Isa Pantoja ha encontrado su centro y el camino con el que reconciliarse con su madre y su hermano y, sobre todo, consigo misma. Y lo ha conseguido ella sola, por lo que la satisfacción es mayor. La colaboradora de 'El programa de AR' ha llevado en secreto su 'plan maestro' con el que ha callado bocas. Han sido semanas de esfuerzo hercúleo que arrancó durante el confinamiento, pero Isa no ha tirado la toalla y ya puede decir que es universitaria de pleno derecho.

"Han sido tres meses de muerte para mí. Yo me acostaba a las once de la noche porque a las siete me tenía que levantar a estudiar. Solo fui dos días de vacaciones a Portugal. Cuando iba a ‘Ana Rosa’, en el coche repasaba", detalla a propósito de cómo se ha organizado para compaginar sus colaboraciones televisivas, los estudios y el trabajo del que está más orgullosa, el de madre.

Artículo relacionado

Ese empuje que le ha hecho tomarse en serio este gran proyecto de vida ha sido su madre y las injusticias que han tenido que cree que han tenido que aguantar a lo largo de los años. Su madre ha sido motivación y también inspiración, pero Isa Pantoja ha contado con dos importantes apoyos que no solo han sabido mantener su secreto, sino que le han puesto las cosas realmente fáciles para conseguir el objetivo que se ha marcado.

Portada Antonio David

Esos apoyos han sido los dos hombres de su vida, Asraf y su hijo Albertito, y hacia ellos solo puede tener palabras de gratitud. "Asraf y Albertito me han ayudado muchísimo. Asraf se ocupaba de la casa, de todo", confiesa a Lecturas. El pequeño, que ya se da cuenta de todo, ha estado muy pendiente mientras veía a su madre estudiar, y respetuoso la miraba estudiar: "Los quince días que estuvo Albertito, íbamos a la playa un poquito por la tarde y, cuando se dormía, me ponía otra vez a estudiar una hora y media o dos. Albertito me decía: “¿Mamá, estás estudiando?”. “Estoy estudiando para el cole de mayores”, le respondía ella, amorosa.

Asraf, el hombre con el que Isa ha encontrado la estabilidad y planea casarse, adora a Albertito. Y el cariño es recíproco. La gran sintonía entre ellos no cabe duda de que ha hecho todo más fácil a Isa, quien ya se prepara para su vida universitaria. Una aventura que disfrutará y compartirá de nuevo con ellos, los tres juntos de la mano. Llega un nuevo estrés, pero también una experiencia inolvidable a la que llega con muchas ganas.