Una de cal y otra de arena. Si por una parte, la felicidad sonríe a Isabel Pantoja, por otra, la incertidumbre laboral hace que la tonadillera no pueda disfrutar como ella quisiera del momento de paz que vive su familia. Los Pantoja, tras muchos meses de desencuentros y peleas, han llegado a un punto de entendimiento y parece que la armonía flota en Cantora. Un motivo de alegría que se une a la tranquilidad con la que la cantante se enfrenta a la delicada salud de su madre. Pero no todo es tan bueno en el horizonte de la tonadillera. Por delante le queda un panorama profesional que hace aguas y una ruina, la de su hijo Kiko, que sin duda deben tenerla intranquila... ¿Y la boda de Isa?

Artículo relacionado

“Yo no sé nada”. Isabel Pantoja se desmarcaba de la ilusión con la que su hija Isa habla de su próxima boda con Asraf. “Yo me entero por ustedes. A mí no me ha dicho nada”, remataba en la presentación oficial de 'Idol Kids', su próximo programa. La cantante paraba los pies a las especulaciones y optaba por no entrar en nada del enlace de su hija. “Yo espero que cuando sea cierto que me lo diga, por lo menos para que me dé tiempo a hacerme el traje”, bromeaba minutos después. Ilusionada o no, parece que la entre Isabel y su hija pasa por un momento más que óptimo.

Lejos quedan los enfrentamientos, los silencios y la poca simpatía por Asraf, la actual pareja de Isa. El tiempo y la estabilidad con la que Isabel ve a su pequeña han hecho que cambie de parecer y vea a su futuro yerno con mejores ojos. Puede que la idea de pasar por el altar no le haga tanta gracia, a juzgar por sus respuestas cuando se le plantea el asunto, pero tampoco se cierra en banda. ¿Se verá ya de madrina en el altar? Todavía queda pero Isa tiene los detalles de su boda más que pensados y hasta la lista de invitados hecha. “¿Tres días? Ozú, qué larga, ¿no?”, se limitó a exclamar Pantoja ante la visión de la celebración de su hija.

Isabel Pantoja
Gtres

Preocupada por Kiko

Menos felicidad debe traerle a Isabel la situación por la que pasa su hija Kiko Rivera. El DJ y cantante ha visto como sus ingresos caían en picado debido al confinamiento y las medidas que afectan a conciertos y centros de ocio nocturno. “Siempre he sido un gastador y ahora me arrepiento de ello. Ahora, no tengo problema en decirlo, solo estoy ingresando 700 euros al mes, que es lo que me da el Estado”, confesaba el hijo de la tonadillera. Un revés económico que ha hecho que Irene Rosales se convierta en el sustento de su familia.

En una situación parecida se encuentra la vertiente musical de Isabel Pantoja. La cantante, que ha publicado dos singles en los últimos meses, tenía prevista una pequeña gira que, por el momento, no va a hacerse realidad. Por suerte, la televisión ha acudido a su llamada y con el estreno de 'Idol Kids', Pantoja vuelve a la primera línea tras medio año encerrada en Cantora. ¿Cómo afrontarán estos difíciles meses que se avecinan?