Por mucho que le pese Mario Vargas Llosa (86 años) es noticia al margen de su exitosa carrera como escritor, y el motivo no es otro que su romance con Isabel Preysler (71 años). Al mismo tiempo que el Premio Nobel hacía historia al convertirse en el primer escritor latino en entrar en la Academia Francesa, la reina de corazones rompía su silencio para arremeter contra el que fue su pareja durante ocho años.

Con su polémica ruptura han salido a la luz infinidad de detalles que marcaron el principio y final de su relación. En su último blog de Lecturas, Pilar Eyre ha hecho un repaso a los hombres que han pasado por la vida de Isabel Preysler: de Julio Iglesias a Mario Vargas Llosa pasando por Carlos Falcó y Miguel Boyer, relaciones que tampoco han estado exentas de controversia.

Artículo recomendado

Álvaro Vargas Llosa remata a Isabel Preysler, tras la confirmación de reconciliación de sus padres

mario vargas llosa y patricia llosa

Nos tenemos que remontar al año 1981 cuando Isabel Preysler conoció a Miguel Boyer. Eyre recuerda que la socialité todavía estaba casada con Carlos Falcó, Tamara apenas contaba con unos meses de vida, pero su conexión fue tal que "pasaron tres años viéndose de forma clandestina, sin que Isabel se decidiera a romper su matrimonio". Finalmente, el marqués de Griñón abandonó la casa en 1985 y solo unos meses después entró el político.

Isabel Preysler y Vargas Llosa

Vivieron 22 años felices y pusieron la guinda a su matrimonio con su hija Ana Boyer. Sin embargo, el ictus que sufrió en 2012 y las duras secuelas que ello le provocó también hicieron mella en su relación sentimental. Isabel lo cuidó, pagó su tratamiento hasta su fallecimiento en 2014. Solo nueve meses después se hizo público su romance con Mario Vargas Llosa, algo por lo que se vio obligada a justificarse. "Es como si llevara dos años viuda", expuso haciendo referencia a lo difíciles que fueron esos años batallando contra la enfermedad de su marido.

Ana Boyer nunca encajó con Mario Vargas Llosa

Se comenta que la rapidez con la que Isabel Preysler rehizo su vida sentimental molestó a Ana Boyer, quien estaba muy unida a su padre. Hasta el punto de que adelantó la mudanza con Fernando Verdasco y evitaba cualquier tipo de imagen juntos, algo que ella siempre negó. "Lo importante es que mi madre esté feliz y con eso nos vale a todos sus hijos", declaraba la joven por aquel entonces. El tiempo fue curando poco a poco las heridas, y Ana empezó a compartir más tiempo con el Premio Nobel aunque se pensó muy mucho invitarlo a su boda en las islas Bahamas. Finalmente, la joven aceptó al escritor y juntos exteriorizaban una relación aparentemente idílica.

Ahora, ha salido a la luz que fueron las burlas de Vargas Llosa hacia Tamara Falcó lo que terminó de dinamitar su relación con Isabel Preysler. Una ruptura muy mediática para la que Isabel ha contado con el apoyo incondicional de todos sus hijos.