“Mi madre guardaba toda su contabilidad, absolutamente todo”. Rocío Carrasco ha roto su silencio. A pocos días del estreno de los dos primeros capítulos de ‘En el nombre de Rocío’, la segunda parte de su documental dedicada, esta vez, a la figura de su madre y a la relación que mantiene con parte de su familia materna, la hija de la más grande da un golpe sobre la mesa. ¿Qué obra en poder de Rocío Carrasco que puede cambiar la historia? ¿Qué documentos de su madre han llegado hasta sus manos? Rocío empieza a contar su verdad.

Artículo recomendado

Nuevas imágenes de Rocío Carrasco (con advertencia incluida) en el avance de 'En el nombre de Rocío'

Nuevas imágenes de Rocío Carrasco (con advertencia incluida) en el avance de 'En el nombre de Rocío'

“He encontrado muchos papeles”, asegura Rocío Carrasco en el prólogo de ‘En el nombre de Rocío’, la segunda parte de su documental. “En vida me dio muchos documentos pero realmente los que pueden variar el rumbo de la historia me los encuentro”. Fue durante la apertura de los contenedores que guardaban la posesiones de Rocío Jurado en Montealto, la que fue su casa, donde su hija mayor encontró muchos de los documentos que ahora obran en su poder y que podrían cambiar toda la historia de su familia.

Rocío Carrasco, eso sí, tiene claro que no todo va a ser mostrado al público. Algunos sí, pero otros quedarán para la intimidad. “Hay documentos que puede ser comprometedores para algunas personas”, explica Rocío. Son justo estos los que no van a formar parte del documental ya que se han aportado donde la heredera de Rocío Jurado considera que debían aportarse. “No me preocupan las consecuencias, me preocupa quedarme tranquila y hacer las cosas como se deben hacer”, explica muy segura.

Rocio Carrasco

Rocío Carrasco, en el documental 'En el nombre de Rocío'

Telecinco

El paso al frente que dio en ‘Rocío, contar la verdad para seguir viva’ ha supuesto un revulsivo en su vida. “Si justicia es contar la verdad y que se sepa, sí, es un acto de justicia”, afirma. “Me preocupa intentar que no se le siga tomando el pelo a la gente a mi costa”. En esa ocasión, Rocío Carrasco quiere devolver el nombre de su madre a la posición que le pertenece, sin la injerencias de esa parte de su familia mediática que lleva veinte años hablando sin impunidad.