“Qué bonito es amar en un paraíso”, suena en las stories de la influencer Bruna Bravo, y que después compartió Ares Teixidó. Las dos están en Praia Do Rosa (Brasil), en un exclusivo resort, pasando unos días de auténtico ensueño y gritando a todos lo mucho que se aman. Un momento de lo más ilusionante que, sin embargo, se ha visto ennegrecido por la tiránica censura de Instagram, que ha vetado la instantánea en la que la colaboradora hacía oficial su romance con la que, en el pasado, fue novia de Sofía Cristo.

Artículo recomendado

El gran miedo con el que convive Ares Teixidó desde hace un año

El gran miedo con el que convive Ares Teixidó desde hace un año

Aprovechando que era el Día de la Visibilidad Lésbica, Ares Teixidó se animaba a compartir una de las fotos más especiales de todo su perfil de Instagram. Era la confirmación de su historia de amor con Bruna, con la que parece tener una enorme complicidad. La instantánea elegida por la exgranhermana vip resultaba no ser del agrado de la red social, que hacía el consabido borrado de la misma y la posterior notificación por “infringir sus normas comunitarias”, ¿el motivo? Según la red de Mark Zuckerberg, mostraba contenido sexual cuando, en ningún momento, era lo que se veía en ella. La periodista, de lo más indignada, puso el grito en el cielo con sus seres queridos, lo que sirvió para que sus seguidores comprobasen cómo, en el grupo familiar de Ares, Bruna ya tiene un lugar destacado ¡Imposible ir más en serio!

ares teixidó novia bruna bravo

Ares Teixidó ha hecho pública su relación con la influencer Bruna Bravo

@brunabravo

A pesar del mal rato, Ares Teixidó y Bruna Bravo consiguieron que esto no les amargara su estancia en el paraíso. A lo largo del día de ayer las vimos disfrutar de paseos por la naturaleza, visitas a la playa y exquisitas comidas con sabor brasileño. También las vimos darse besos y dejar constancia que entre ellas existe un amor enorme, dispuesto a saltar todas las barreras que la gente ¡o el mismísimo Instagram! Les ponga por delante, ¡feliz vida, chicas!