Antonio David Flores lleva unas semanas de lo más complicadas. Son varios los altibajos emocionales que está sufriendo debido a los diferentes frentes que tiene abiertos. Su enfrentamiento con Las Campos, algo de lo que nos habló en exclusiva en nuestra revista, las mujeres que han salido en televisión hablando de sus supuestas infidelidades o su distanciamiento con su mujer Olgason algunos de los asuntos que le tienen preocupado. En estos difíciles momentos el padre de Rocío Flores ha encontrado en Mila Ximénez uno de sus grandes apoyos. Ya cuando participaron juntos en ‘GH VIP’ nuestra bloguera demostró que es una de las personas que más presta su hombro al exmarido de Rocío Flores, y en estos últimos días no ha dudado en volver a hacerlo. Y uno de sus últimos gestos ha hecho que Antonio David se rompa emocionalmente.

Artículo relacionado

El colaborador ha contado hoy cómo se sintió el pasado viernes después de que su hija Rocío Flores entrara en directo en 'Sálvame'para defender la situación por la que está pasando su familia. Antonio David no dudó en irse de plató porque “escucho un comentario de mi hija que provoca que me levante y que me vaya. Todo esto es una situación que no me compensa. Subo a mi camerino, cojo mi maleta y me marcho”. Así es como el colaborador se sintió en ese instante en el que Jorge Javier Vázquez no dudó en correr detrás de él para que no se fuera. “Respeto a mi compañero, respeto al presentador del programa, me quedo ahí y le contesto”, ha dicho sobre cómo se tomó que Jorge fuera tras él. Pero que el presentador fuese a verle no fue lo que más le sobrecogió. A continuación se encontró con una situación que le sacudió.

Antonio David Flores

La protagonista de ese instante no fue otra que Mila Ximénez. Antonio David ha contado que “seguidamente viene Mila, que viene corriendo, que viene fatigada y a mí ahí me rompen, porque no creo que haya necesidad de que Mila se pegue esa carrera y de esa forma como llegó, angustiada y mal”. De esta forma el padre de Rocío Flores ha mostrado su sentimiento de culpabilidad al ver a su amiga tan preocupada por él. Un momento en el que él se sintió mal y más teniendo en cuenta que su compañera no está al cien por cien de salud. Para él fue un gesto precioso al mismo tiempo que doloroso con el que su amistad vuelve a quedar demostrada.