Que los tatuajes son tendencia no es ningún secreto, como tampoco lo es que todavía quedan muchas personas que son reticentes a 'marcar' su piel ya sea con una imagen, un icono o una leyenda. Paz Padilla es una de esas personas a las que los tatuajes echan para atrás, algo que ha intentado transmitir a su hija, la influencer Anna Ferrer, sin demasiado éxito, todo hay que decirlo.

Artículo recomendado

Las uñas cortas rojas de Anna Ferrer son las más bonitas y elegantes para un look de invitada o el día a día

Las uñas cortas rojas de Anna Ferrer son las más bonitas y elegantes para un look de invitada o el día a día

Hace un par de años, Anna Ferrer ya quiso tatuarse un pequeño rayo en su tobillo y, no solo eso, sino que convenció a su madre y al que entonces era su novio, Iván Martín, para que ellos se realizaran el mismo tattoo y en el mismo lugar. ¡Y qué no hará Paz Padilla por su hija! Paz transigió y ella también acabó haciéndose ese tatuaje. Paz bromeó entonces: "Nunca invites a tu casa a un tatuador". Tiempo después, y también por iniciativa de Anna, los tres se tatuaron en sus respetivos brazos unas caritas sonrientes. Todos estos tattos, ciertamente, son muy discretos, motivo por el cual Paz Padilla se ha dejado hacer.

Pero no son estos los únicos tatuajes de Anna. Ya independizada de su madre, se tatuó en la parte anterior de su brazo una leyenda, y ahora ha decidido hacerse dos nuevos tattoos, eso sí, sin pedirle ningún tipo de permiso a mamá Padilla. Uno en el tobillo y otro en el brazo. Poco a poco, Anna va cubriendo su piel con motivos o frases que para ella son importantes. Así lo ha compartido la propia Anna en sus redes sociales. Lo que llama más la atención es el mensaje que le envía a su madre: "Sorry mamá". Vamos, que es consciente de que esta decisión a su madre no le va a hacer ninguna gracia.

Anna Ferrer

Anna Ferrer, haciéndose uno de los dos nuevos tattoos que ya luce en el cuerpo.

Instagram @annafpadilla