Les hemos visto de despedida de soltero en despedida de soltero, pero las últimas horas de Anabel Pantoja y Omar Sánchez antes de su romántico 'sí, quiero' en la isla de La Graciosa han sido, posiblemente, las peores de su vida. Este viernes 1 de octubre, por fin, y después de 48 horas agónicas, la pareja celebra su enlace tras su boda civil íntima y por sorpresa. Lo hace después de que el fallecimiento de doña Ana, matriarca del clan, les sacudiera con tanta violencia que hasta el último momento su unión ha corrido peligro de no celebrarse.

Artículo relacionado

La boda de Anabel Pantoja y Omar Sánchez se celebra, porque es lo que habría querido la abuela de la novia y también Isabel Pantoja. "¡Cásate!", es el mensaje imperativo que, según contaba en exclusiva el entorno de la pareja a Lecturas, le mandaba la tonadillera a su sobrina desde Cantora, el refugio de la Pantoja en los momentos más duros: tras salir de la cárcel, durante la guerra con su hijo, Kiko Rivera, y ahora tras perder a su madre.

Un dolor desgarrador que era aliviado por sus hijos, su sobrina y su amiga Raquel Bollo, que visitaban fugazmente la finca familiar, protagonizando un inesperado y sorprendente reencuentro. El clan Pantoja dejaba a un lado las tensiones que han sacudido sus cimientos, y materializaban una tregua que iban necesitando. También se ha cobrado dos bajas muy significativas en la boda de Anabel y Omar.

Artículo relacionado

Este viernes, Kiko Rivera e Irene Rosales no verán a la radiante novia caminar hacia el altar, donde la espera el instructor de surf que ha mantenido el tipo como nadie. Al frente de los imprevistos, Omar ha mantenido a raya el fuerte carácter que le caracterizó en 'Supervivientes 2021', apoyado por su suegra Merche, recibiendo a los invitados que llegan, y a los que se van. Velando en todo momento por su bienestar, Omar Sánchez despedía a Irene Rosales, que abandonaba La Graciosa y corría con sus hijas al lado de su marido, muy tocado por los intensos últimos acontecimientos vividos.

En vez de 45 invitados, finalmente serán 41 los testigos de cómo Anabel Pantoja y Omar Sánchez se declaran su amor y ratifican el 'sí, quiero' que se dieron semanas atrás. Anabel buscará la mirada de Kiko, Irene, incluso de Isabel y doña Ana. Las sillas vacías se notarán más que nunca. Belén Esteban, Raquel Bollo, su prima Isa y el resto de invitados harán todo lo posible por arrancarle una sonrisa a la novia, pero la procesión va por dentro.