La salud le ha jugado una mala pasada a Anabel Pantoja pero que no cunda el pánico porque no hay mejor remedio que la calma. "Tranquilos, todo controlado", escribía la colaboradora de 'Sálvame' junto a una imagen de su brazo con una vía que preocupaba y mucho a todos sus seguidores. Rápidamente, la sobrina de Isabel Pantoja quiso restarle importancia a su estancia en el hospital. "Nada grave, ya mismo me mandan a casa".

Ya en casa, Anabel Pantoja compartía con su millón de seguidores qué le había llevado hasta el centro médico. Tal y como ella misma desvelaba, llevaba varios d��as aquejada de la garganta pero lo había dejado pasar hasta que este mismo jueves se levantaba sin poder pronunciar palabra: "Me asusté. He ido a urgencias porque amanecí totalmente afónica", decía con la voz ronca.

Artículo relacionado

Afortunadamente, todo se ha quedado en un susto y después de que le pusieran todo tipo de calmantes por vena le han recomendado reposo y, sobre todo, hablar poco: "Tengo una faringitis aguda, tengo que estar tres días con antibiótico, no puedo hablar mucho", contaba.

Anabel Pantoja en el hospital

Anabel Pantoja ha tenido que pasar por el hospital tras recibir un buen susto

Instagram @anabelpantoja00

La mejor medicina para Anabel será sin duda su regreso a Pozo Izquierdo de la mano de su Negro después de tres meses. La pareja ponía rumbo a Las Palmas este mismo viernes deseosos de volver a retomar su vida tranquila en su paraíso en el mundo.

Artículo relacionado

Este chute de energía que significa para ella la vuelta a casa llega en un momento familiar un tanto delicado. La relación con su primo, Kiko Rivera, está totalmente rota sin vistas a solucionarse cuando apenas quedan dos meses para que Anabel Pantoja celebre su boda con Omar Sánchez, un enlace íntimo que tendrá lugar en las palmas y promete estar repleto de ausencias.