Ha sido un fin de semana extraño para la pareja formada por Enrique Ponce y Ana Soria. El torero y la estudiante de Derecho han pasado, cada uno por su lado, un día clave para el propio Ponce: su aniversario de boda con Paloma Cuevas. La pareja, que emprendía caminos por separado antes de la aparición de Soria, habría cumplido 24 años de casados. Una fecha que tanto el torero como su actual novia han vivido en silencio… ¿Cómo habrá actuado Ana en este día, desafortunadamente, tan especial?

Artículo relacionado

Cada año, Paloma Cuevas y Enrique Ponce celebraban por todo lo alto su aniversario. Un ‘sí, quiero’ que les convertía en una de las parejas más estables del panorama nacional. ¿Quién iba a pensar que, casi veinticinco años después, vivirían su gran día por separado? El torero y la empresaria se han refugiado en sus propios intereses para pasar lo antes posible una fecha que, seguro, habrá marcado su día. Él, centrado en sus proyectos musicales. Ella, intentando centrar su futura vida junto a sus hijas.

¿Y qué ha sido de Ana Soria, la tercera ‘en discordia’? La joven ha pasado el aniversario por su cuenta, alejada de Ponce. Al menos, así lo ha querido dejar claro en sus redes sociales. Ana emprendía una escapada a Bilbao donde aprovechaba para fotografiarse con un amigo y visitar los monumentos de la ciudad. Una forma idónea para poner tierra de por medio y dejar a su pareja el espacio necesario para sobreponerse a todos sus recuerdos.

Ana Soria

Ana Soria, en una escapada a Bilbao

Instagram @anasoria.7

Desde hace un tiempo, Enrique y Ana han decidido frenar un poco su exposición mediática. La pareja, que sigue haciendo gala de su buen rollo en sus respectivos perfiles de instagram, sí ha decidido no presumir de tanto amor -aunque parece que lo tienen-. Una relación que va viento en popa, pese a quien le pese.