Ana Rosa Quintana se ha convertido en un hombre por obra y gracia de la ficción. O mejor dicho, de la última campaña de publicidad en la que ha participado. La presentadora está realmente convincente y metida en su rol masculino. Tanto que está irreconocible.

La reina de las mañanas de Telecinco ha dejado en el armario sus 'looks' femeninos, pero llenos de carácter y, sobre todo, su complemento fetiche, los zapatos; se ha puesto traje de chaqueta, y se ha dejado bigote y barba para dar vida a un personaje con el que pretende concienciar sobre el importante papel de la mujer en nuestra sociedad.

Artículo relacionado

Junto a otros rostros conocidos como Mireia Belmonte, Gloria Lomana, Ainhoa Arteta o Pepa Muñoz, Ana Rosa es la protagonista de una serie fotográfica que es la iniciativa central de la campaña de Banco Santander que pone de manifiesto la preocupante tendencia de masculinizar el éxito, tanto profesional como social. Asimismo, invita a la reflexión sobre los roles de género y la importancia de la lucha feminista para llevar la igualdad a cada uno de los ámbitos de la vida, pero especialmente el laboral.

En un vídeo difundido por la fundación de la entidad financiera se puede ver el laborioso proceso de caracterización que han sufrido las catorce protagonistas de esta campaña tan sugerente como controvertida.