Alessandro Lequio vivió este martes una de las pruebas más duras tras la muerte de su hijo Álex Lequio. El conde y Ana Obregón condujeron el último adiós a su "guerrero" en una misa funeral en su memoria, que tuvo lugar en la Iglesia de La Moraleja un mes y medio después de su precipitada pérdida. Alessandro Lequio, que estuvo arropado en todo momento por su mujer María Palacios y por familiares y amigos de Aless, ha vuelto a ser ejemplo de serenidad de entereza un día después de la emocionante y dolorosa despedida, y ha cumplido con sus obligaciones profesionales.

Artículo relacionado

Ni el mismo día del funeral, Alessandro dejó de ocupar su lugar en el Club Social de 'El programa del verano', y este miércoles tampoco ha sido una excepción. Durante una de las pausas publicitarias, el colaborador televisivo compartía un precioso gesto por su hijo a través de sus redes sociales. Se trataba del collage que los compañeros de universidad habían elaborado en su memoria y que le habían remitido seguramente a Alessandro y a Ana. Y es que la huella que Aless ha dejado en todos los que tuvieron la suerte de llamarle hijo, hermano, familia, amigo y confidente es eterna e imborrable. Su actitud optimista y su carácter arrollador le sirvieron para convertirse en una persona clave en unas vidas en las que ha dejado un vacío imposible de reemplazar.

El programa del verano

Artículo relacionado

Si bien Alessandro tuvo este significativo detalle con su hijo el mismo día que le iban a despedir, en el plató de 'El programa del verano' está demostrando una enorme profesionalidad desde que se reincorporó tras perderlo. Taimado y discreto, en muy pocas ocasiones ha hablado abiertamente de sus sentimientos y del drama que se ha instalado en su vida. Un drama que le obliga a hacer un gran esfuerzo para traer a su día a día algo lo más parecido a la normalidad en estas circunstancias.

Este miércoles ha participado como siempre en los debates centrados en lo que está ocurriendo en 'La Casa Fuerte' y en el enfrentamiento entre Jorge Javier Vázquez y Belén Esteban, entre otras cuestiones. La procesión va por dentro, como es natural tras el dolor intenso de sobrevivir a un hijo, pero su hijo Álex le enseñó a seguir adelante, y llevar a cabo esta valiosa lección de vida, seguro que hace que Alessandro sienta más cerca a su hijo Aless.

Alessandro Lequio 02