Por expreso deseo de su madre, Álex Lequio tuvo una despedida religiosa organizada al detalle por Ana Obregón y, por supuesto, contando con el visto bueno de Alessandro Lequio. El italiano fue de los primeros en llegar a la parroquia de Nuestra Señora de la Moraleja acompañado de su mujer, María Palacios. Minutos más tarde amigos, familiares y la propia Ana aparecían a las puertas del templo con gestos serios y evidente dolor.

Mientras que la familia García Obregón se colocó en el banco de la izquierda, Lequio lo hizo a la derecha. Una enorme imagen del joven empresario junto a su perra Luna presidía un altar repleto de flores blancas.

Artículo relacionado

La ceremonia, oficiada por el sacerdote Alfonso Sánchez, comenzó con puntualidad inglesa. Entre mensaje y mensaje el grupo Alborada se encargó de la música. Interpretaron piezas de Mozart, Haydn, la composición principal de la película 'La misión', Pero si había una canción que no podía faltar fue el 'Honor him', el tema principal de 'Gladiator', película favorita de Álex y adjetivo que le puso la propia Ana durante su lucha contra el cáncer.

Álex Lequio

Desbordada por las lágrimas, el único momento en el que la actriz esbozó una sonrisa fue durante el discurso de uno de los mejores amigos de su hijo que recordaba con evidente felicidad infinidad de anécdotas. Después fue su turno, Ana quiso pronunciar unas sentidas palabras en homenaje a Álex que emocionaron a todos: "Hijo mío, espero el día que pueda abrazarte", sentenciaba.

Pero...¿cómo han vivido los familiares este día tan especial? Juancho García Obregón, hermano de Ana, cuenta todos los detalles del que ha sido el último adiós a su sobrino, una velada que ha definido como "maravillosa" y con el que ha dejado claro que la actriz es una auténtica "madre coraje". ¡Dale al PLAY!