Alessandro Lequio y Ana Obregón se encuentran volcados con su hijo Álex Lequio, quien desde este lunes se encuentra ingresado en la Clínica Ruber de Madrid. El colaborador televisivo y la actriz no se separan de su lado. Y es que este nuevo ingreso a causa de la enfermedad contra la que lucha desde hace dos años despierta alarma y expectación. El mediático conde, parco en palabras, ha querido zanjar cualquier especulación acerca de la salud de Álex y ha mandado un mensaje tranquilizador.

Artículo relacionado

La salud del hijo de Alessandro Lequio y Ana Obregón se ha vuelto a resentir y esta semana se veía obligado a permanecer hospitalizado, tal como adelantaba Semana. El joven se está enfrentando con valentía, serenidad y sentido del humor a este duro trance en el que está sumido a causa el cáncer que le diagnosticaron hace ya dos años. Después de los primeros meses de lucha que le llevaron a pasar una larga estancia en Nueva York, donde su madre se convirtió en su sombra, poniendo en 'stand by' sus compromisos profesionales, el joven emprendedor volvía a casa, donde ha seguido con su tratamiento.

Artículo relacionado

Como viene siendo normal en este tipo de circunstancias, el hijo del colaborador televisivo y la actriz ha ido afrontando las recaídas y las "bajadas de defensas" con serenidad y entereza. De una familia mediática muy querida, cada noticia alarmante sobre su estado de salud genera gran preocupación. Con el fin de cortar de raíz cualquier tipo de especulación, el tertuliano de 'El programa de AR' ha aclarado cómo se encuentra su hijo, transmitiendo, sobre todo, tranquilidad. "No hay nada que decir, mi hijo está bien, está tranquilo y ya está. No tiene nada que ver con una recaída", afirmaba serio y sin ganas de dar muchos detalles al respecto.

Una actitud normal, por otra parte, pues la última palabra sobre la salud de Álex la tiene el equipo médico que se encuentra pendiente de su evolución. Tanto él como su expareja, 'solo' pueden conformarse con la importante misión de ser el mejor apoyo de su hijo, y arroparle en estas circunstancias. El colaborador televisivo ha tenido unas palabras de agradecimiento hacia Ana Obregón –"está maravillosa, como siempre". Ambos viven con preocupación, pero también esperanza cada ocasión que su hijo tiene que volver al hospital, y como un mantra, repite, finalmente: "Estamos bien, todos bien".