Producto del sol, de las cabinas de rayos UVA o de spray. Todo vale para lucir buen 'colorcito' de cara al verano. Pero, a veces no encontramos dónde está el límite y acabamos pareciendo Gallardón cuando hizo de Baltasar en la cabalgata de los Reyes.

Artículo relacionado

Alejandro Sanz recibió hace un par de días la Medalla de Oro de la Comunidad de Madrid y su imagen se ha convertido en viral. Su asombroso moreno tiene a todo Internet haciendo bromas al respecto. Y es que el cantante, al lado de Cristina Cifuentes, tan rubia y blanca, conforman el ying y yang perfecto. Algunos tuiteros creen que es fichaje sorpresa de ‘Cosas de casa’, sin sustituir jamás a Steve Urkell, claro; otros lo ven más como un modelo de una campaña de Benetton, mientras que otros se preguntan si ya es época de vendimia en Miami. Pero nuestro preferido es el que recuerda aquel capítulo de ‘Friends’ en el que Ross acude a un centro de autobronceado… sí, y se hace un lío con los ‘Mississippis’. Pues Sanz, por la influencia norteamericana que tiene, puede que le haya pasado algo parecido. Toda una ironía cuando se trataba de recoger un premio otorgado por la castiza ciudad en la que nació.

No está solo. Este mismo fin de semana, sin ir más lejos, en una de las bodas de la primavera, la de Fonsi y Marta, Luján Argüelles dejaba a todos asombrados con su tono de piel, el de su rostro, que parecía otro distinto al de sus manos, ¿cambio de color en la base de maquillaje? Tal vez, o puede que, como la boda transcurrió en Ibiza a ella se le pegara todo el sol de la isla. También es una opción válida.