La Covid 19 ha provocado que numerosas familias tengan que estar separadas. Esto ha hecho que la pandemia, dura de por sí, sea especialmente cruel, desde el punto de vista emocional. Alejandro Sanz es de esos padres que han estado alejados de sus hijos los últimos meses, por eso, cuando se reencontró con Dylan y Alma, nacidos de su matrimonio con Raquel Perera, con la que ahora se verá las caras en los tribunales por su divorcio y manutención de los menores, fue un momento de lo más emotivo.

Artículo relacionado

El instante fue grabado y posteriormente compartido en las redes por el artista, que ha disfrutado de una semana entera con sus personas favoritas. Además de los pequeños Perera, también estuvo Alexander, de 17 años y fruto de su relación con Valeria Rivera. La única que se perdió la reunión de los Sánchez (el verdadero apellido del madrileño) fue Manuela, su hija mayor.

Artículo relacionado

“Me encantaría definiros esta semana. He sentido la felicidad en estado puro. Ellos son la razón y el combustible de mi vida”, escribió en redes, “por fin con mis niños, solo nos faltabas tú, Manuela”. En sus palabras se entrevé lo muchísimo de menos que los ha echado, especialmente ahora que el divorcio con Raquel se ha recrudecido y atraviesan momentos de lo más tensos en cuanto a las negociaciones se refiere. Y es que su ex reclama al padre de sus hijos una manutención mensual de 40.000 euros, además de un reparto equitativo de los bienes adquiridos durante su relación, puesto que ella aparcó su carrera para volcarse en la vida del cantante y compositor, así como en el cuidado de los hijos de ambos.

¿Queréis ver el momento más tierno de cuantos ha compartido Alejandro en redes? ¡Dadle al play y no nos culpéis si acabáis soltando alguna lagrimilla!