Esta semana hemos sabido Alejandro Sanz se ha quitado de encima uno de sus mayores pesares y, a buen seguro, motivo de múltiples desvelos. Su divorcio de Raquel Perera, madre de sus dos hijos menores, pintaba muy mal en términos económicos para él. La que había sido su mano derecha los últimos años le exigía una pensión de manutención de 40.000 euros mensuales y, además, pedía que se congelaran sus cuentas. Amén de una compensación económica por haber puesto en paréntesis su carrera laboral en pos de la su marido. Pues bien, todo esto ha dado un giro radical y ambas partes han llegado a un acuerdo que ha satisfecho a los dos progenitores de Alma y Dylan.

Artículo relacionado

Tal y como avanzaba Hola, el madrileño acudió el jueves a los juzgados de Pozuelo de Alarcón a ratificar el acuerdo de divorcio y lo hizo acompañado de sus abogados, quienes le han conseguido este pacto que, semanas atrás, parecía imposible. A partir de ahora, la vida tanto de Alejandro como de Raquel estará en Madrid por el bien de los niños y para que puedan llevar a cabo lo estipulado en cuestiones de custodia y de visitas. Ya no vivirán al otro lado del Átlántico, sino que todos empezarán a hacer vida en la capital, así, los niños no tendrán que renunciar a ninguno de sus padres.

Alejandro sanz firma acuerdo de divorcio

La vida sonríe a Sanz que, desde hace unos meses está ilusionado de nuevo. Su corazón tiene dueña y Rachel Valdés es el nombre por que ahora late. La pintora se deshace con él en gestos de amor, como este último que ha tenido nada más haber firmado su acuerdo de divorcio. “Qué bonito es enamorarse de un corazón honesto. De un amor que no tiene ganas de ser pasajero. De alguien con quien puedes compartir tus locuras y tus más grandes sueños”, dedica la cubana a su chico, quien, por supuesto, no se quedaba mudo ante semejante declaración: “Yo también te amo”. Todo un clásico infalible.

Alejandro sanz firma acuerdo de divorcio