Aunque Alejandra Rubio comprende que la prensa se interese por su vida privada al haber enfocado su profesión a los medios de comunicación, la joven intenta mantener esa franja personal al margen del plano mediático. Desde hace semanas, los rumores sobre una ruptura con su novio, Álvaro Lobo, se han hecho más fuertes y se alimentaban aún más cuando la hija de Terelu Campos eliminaba cualquier tipo de rastro de su chico en su perfil de redes sociales.

Por aquel entonces, ella misma reconocía que la decisión era meramente profesional y nada tenía que ver con que hubieran decidido terminar con su relación y tomar caminos diferentes: "Han decidido eliminar las fotos en las que aparecen juntos porque quieren profesionalizar sus perfiles de Instagram, él como DJ y ella como influencer", explicaba Belén Esteban en 'Sálvame'.

Artículo relacionado

Sin embargo, esas declaraciones no han sido suficientes y hace unos días salía a la luz un supuesto romance de Alejandra con Suso, compañero suyo en el Debate de 'La isla de las tentaciones'. A juzgar por su gesto amable, esta información le ha hecho mucha gracia: "Eso es una tontería. Con Suso no tengo absolutamente nada. Es un amigo, un compañero de trabajo. Yo se muy bien lo que tengo con Suso y es amistad", explicaba con su característica sonrisa.

Fue entonces cuando se le preguntó si este tipo de informaciones estaban preocupando a su novio. Inmediatamente, ella respondió con un espontáneo: "Qué va, por favor", prueba de que su relación que recientemente celebraba dos años sigue adelante.

Finalmente, con la educación y saber estar que le caracteriza, Alejandra pidió a la prensa allí congregada que intentaran no grabar la puerta de su domicilio: "Quiero preservar mi intimidad y no quiero que la gente sepa donde vivo".