Albert Rivera es un hombre completamente nuevo y no puede ser más feliz. Cuando justo se cumple un año de su retirada de la política, el novio de Malú no puede sentirse más dichoso y así lo ha mostrado en la celebración de su 41 cumpleaños. El exlíder de Ciudadanos, siempre muy discreto y celoso de su vida personal, se siente más libre que nunca y no ha dudado en expresar su amor por las mujeres de su vida: Malú y sus hijas Lucía y Daniela.

Artículo relacionado

"Llevo 41 años de aprendizajes, de instantes maravillosos, de retos que te hacen seguir creciendo, de rasguños que te curten, de buena gente y amigos a los que he conocido por el camino; y tengo dos hijas, una mujer y unos padres a los que amo. Soy feliz. Gracias a la vida", ha escrito Albert Rivera en sus redes sociales junto a una fotografía de su pastel de cumpleaños. Una tarta en la que también se puede leer una dedicatoria muy especial: "Feliz cumpleaños 41, te queremos".

Tras dejar el mundo de la política, Albert Rivera se ha volcado en su relación con la sobrina de Paco de Lucía y este es, además, el primer cumpleaños que pasa junto a la benjamina de la familia, Lucía, que llegó al mundo el pasado 6 de junio. Además, Albert tiene otra hija, Daniela, fruto de su relación de 20 años con Mariona Saperas. Junto a Malú y sus pequeñas han hecho un equipazo y puede gritar a los cuatro vientos que está en la etapa más plena de su vida.

Malú y Albert Rivera

Malú y Albert Rivera abandonan el hospital junto a su hija Lucía.

Gtres

El cambio de actitud de Albert Rivera en este último año ha sido enorme, y así lo demostró en sus últimas entrevistas con Pablo Motos o Bertín Osborne donde vimos su cara más natural y personal. El catalán cambió de profesión con el fin de centrarse más en los suyos, sobre todo en sus hijas y en su pareja. Ya en su discurso de dimisión como presidente de Ciudadanos nos sorprendió con las primeras palabras en público para la cantante Malú: "A mi pareja, que lo ha aguantado todo, contra viento y marea", dijo emocionado y liberado. Un sentimiento que ha ido a más y más en estos últimos 12 meses.