Adara Molinero y Violeta Mangriñan no se soportan y es algo que cada vez que coinciden en un plató de televisión queda aún más patente. Este domingo, en medio del debate de 'Supervivientes' presentado por Jordi González la ganadora de 'GH VIP 7' y la ex superviviente se enzarzaron en una nueva disputa.

Artículo relacionado

Todo comenzó cuando la novia de Fabio se puso a criticar las idas y venidas de Elena con respecto a Hugo Sierra: "Es la típica que tira la piedra y esconde la mano. Es una provocadora y donde dije digo, digo Diego". Al hacer referencia a su madre, Adara saltó de inmediato preguntando a qué se refería.

Después de varias pullitas, Violeta aclaró su argumento: "Desde el principio del concurso abrió un baúl de caca familiar con Hugo. Ella es una provocadora, muy sibilina, va por detrás y luego no quiere guerra". Con una sonrisa irónica, la madrileña interrumpía a la colaboradora: "¿Por qué siempre estás tan amargada?".

Violeta y Adara SV

A la pregunta, la valenciana respondió que la que iba llorando e insultando por los platós era ella, decía recordando el episodio que Adara protagonizó en su última entrevista en 'Sábado Deluxe'. A este ataque, la ex gran hermana respondió con un irónico consejo: "Deberías ser más feliz, porque siempre tienes cara de culo. Cómete unos cereales, haz el amor, disfruta, vive... tú que tienes compañía", declaraba con su ya característica sonrisa.

Violeta no se quedaba callada y sentenciaba: "Es mejor parecer tonto que confirmarlo. Creo que tú ya lo has demostrado suficiente". Este no ha sido el único enfrentamiento que ha protagonizado el par de chicas en televisión y parece que no será el último.

El motivo de su enemistad

Todo comenzó cuando Adara y Gianmarco 'imitaron' a Violeta y Fabio a través de su perfil en redes sociales haciendo pública la mala sintonía con la pareja. Ese fue el punto de partida en el que ambas se empezaron a lanzar indirectas a través de Instagram que no terminaron del todo bien. Mientras que la ex superviviente le recomendaba ayuda psicológica, la madrileña hacía referencia a los retoques estéticos de la valenciana. ¡Toda una guerra!