La primera vez que muchas escucharon la voz de Rigoberta Bandini fue acompañada de los acordes de 'Perra', una de sus canciones más escuchadas y un himno para todos aquellos que en algún momento de su vida han necesitado alzar la voz. Para otros, es una de las favoritas para alzarse con el Micrófono de Bronce del Benidorm Fest. La cantante defiende 'Ay mamá', el tema con el que quiere representar a España en Eurovisión 2022, una canción de marcado mensaje feminista que habla sin tapujos sobre la censura y la cosificación de la mujer, y que sirve de cabecera de 'Montealto: regreso a la casa', próximo programa especial de Rocío Carrasco en Telecinco. Es tal la fuerza con la que arrasa, que incluso ha enseñado un pecho (metido en un globo terráqueo) en prime-time televisivo. Normal que se haya convertido en el verdadero fenómeno del concurso.

Artículo recomendado

Así ha sido la actuación de 'Ay mama', de Rigoberta Bandini, en el Benidorm Fest

Así ha sido la actuación de 'Ay mama', de Rigoberta Bandini, en el Benidorm Fest

No es Janet Jackson. Es una voz que busca reivindicar el papel de la mujer en la sociedad actual, independiente y que no deja de lado su responsabilidad como madre. Rigoberta Bandini es el 'alter ego' de Paula Ribó, una barcelonesa de 31 años, artista multidisciplinar. Su carácter inquieto la ha llevado a expresarse artísticamente de maneras muy distintas. Canta, estudió teatro, es escritora y actriz de doblaje. Prestó su voz a Caillou cuando tenía sólo siete años, y tiempo después ha doblado a famosas actrices como Dakota Fanning o Emma Stone, y a personajes en largometrajes de animación como 'El viaje de Chihiro', 'Brave' o 'Frozen'.​

En 2019 comenzó su carrera en solitario. Antes había formado, junto a Paula Malia y Bàrbara Mestanza, el grupo musical The Mamzelles, que poco después, en 2012, se convirtió también en la compañía teatral The Mamzelles Teatre.

Artículo recomendado

¿Cuándo es la final de Benidorm Fest?: orden, horario y dónde ver la selección del representante de España para Eurovisión 2022

¿Cuándo es la final de Benidorm Fest?: orden, horario y dónde ver la selección del representante de España para Eurovisión 2022

Su éxito terminó de despegar con el confinamiento, con éxitos como ‘In Spain We Call it Soledad’ o ‘Too Many Drugs’, que acumulan más de diez millones de reproducciones (cada una). No sorprende que Forbes la incluyera en la lista de las cien personas más creativas en España.

Lo de Bandini se lo cogió prestado a Arturo, alter ego del escritor John Fante en la novela 'Pregúntale al polvo'. En el escenario del Benidorm Fest contó con el apoyo incondicional de alguien muy especial para ella: su pareja, el guionista y actor cómico Esteban Navarro. La pareja tiene un hijo de año y medio al que han llamado Nico. Esteban Navarro, de 36 años, es la mitad de 'Venga Monjas', el dúo creativo que forma con Xavi Daura, con gran acogida entre el público 'millenial' y de redes.

"Me quedé embarazada cuando llevaba 6 meses con mi pareja. Siempre había querido ser madre, pero estaba cagada porque Rigoberta estaba en el cajón", reconoció en una entrevista para 'Vogue'. "Y te meten tantos miedos, que me alegro que esto esté funcionando. Ojalá haya chicas de generaciones más jóvenes a la mía que vean que se puede, que puedes tener un hijo y seguir. Sin ser Beyoncé, como una persona normal". Para sacar un proyecto como el de Rigoberta Bandini se apoyó de personas importantes para ella (familiares y amigos), que sepas que "si tú te caes no pasa nada".

Un parto muy complicado

Su único hijo, Nico, nació por cesárea. No era la opción idónea para ella. En la semana 41 de embarazo acudió al hospital para pedir, expresamente, que no le indujeran el parto. Sin embargo, la ginecóloga le dio una mala noticia: la placenta ya no estaba alimentando al pequeño. "No quiero cesárea, pero sacármelo ya, si no se está alimentando sacármelo ahora", recordaba a la publicación citada. "30 horas dilatando, no dilataba ni a leches. Me rompieron la bolsa con un daño horroroso. Mi parto fue cuesta arriba no, lo siguiente. Mi cuerpo no quería parir, no me tocaba".

Hubo otro contratiempo, el corazón del niño se empezó a parar, por lo que debían de realizarle una cesárea de urgencia. “Es muy bestia porque te atan de manos y pies”, contaba. Después del parto, tuvo que esperar unos diez minutos para poder tenerlo en brazos, ya que precisó de algunos cuidados. Por suerte, el pequeño nació bien y actualmente se encuentra perfectamente.