Eduardo Mendoza
GTRES

Esta noche 'El Hormiguero' dará protagonismo a la literatura con la visita de Eduardo Mendoza. El icónico escritor conversará con Pablo Motos sobre su última novela 'Tres enigmas para la Organización', tres años después de su última publicación. En este libro promete regalarnos una historia de suspense totalmente fascinante sobre la sociedad contemporánea, con tramas intrigantes y marcada por su estilo narrativo único. "Mendoza no vuelve con un detective chiflado, sino con nueve. No vuelve con un caso, sino con tres", se puede leer en la página web de la editorial. 

Hijo de un fiscal y un ama de casa, Eduardo creció en la zona alta de Barcelona y acudió a los colegios religiosos más prestigiosos. Se licenció en Derecho en 1965 tras lo cual viajó a Londres para estudiar con una beca. Al volver, ejerce la abogacía, pero una década más tarde daría un giro a su carrera profesional haciendo las pruebas para ser traductor para las Naciones Unidas.

Eduardo Mendoza
Atresmedia

Y lo logró. Entre 1973 y 1982, Mendoza residió en Nueva York como intérprete de la organización. Fue al regresar a su ciudad natal cuando decidió compaginar la traducción con su pasión, la escritura. A partir de entonces, comenzó a crear algunas de las historias más conocidas de su carrera. Y el resto es historia. 

A pesar de ser uno de los autores más reconocidos del mundo literario con 20 libros publicados esta es la primera vez que el autor va al programa. Calnado y muy cercano, Eduardo ha hablado de su nueva novela, ha bromeado sobre cuándo se va a jubilar y qué hace en su tiempo libre. Una de sus aficiones es leer y ha sido hablando de ello cuando ha desvelado una de sus manías más inesperadas: el escritor tira los libros después de leerlos.

Artículo recomendado

Leonor, al rescate de la reina: los tres gestos que desvelan su papel clave en la nueva estrategia de Letizia

Leonor

La inesperada manía de Eduardo Mendoza tras leer un libro

Parece incoherente que un autor lance los libros a la basura, pero así es. Eduardo ha querido especificar a qué se refiere exactamente. "Si no me parece que sea un libro que tenga que guardar, me deshago de él. Antes los daba a una biblioteca o los donaba, pero ahora no los quieren. Los tiro", ha explicado. De hecho, a pesar de esta costumbre con la que se libera de muchos tomos, el autor reconoce contar con "demasiados para mi gusto".

¿Cuáles son? Obviamente los que le gustan, pero también "clásicos, libros de amigos, libros que me interesa conservar". Y no solo esto. Esta mentalidad más minimalista y práctica también se aplica a la hora de leer. Cuando Mendoza lee un libro y descubre que no le gusta, no continua leyendo. Una práctica que no todos los lectores son capaces de llevar a cabo. "No tengo reparo en dejar un libro a medias. La vida es corta y hay muchos tiempos por leer", ha zanjado.

Artículo recomendado

Leonor, al rescate de la reina: los tres gestos que desvelan su papel clave en la nueva estrategia de Letizia

Leonor

Los tres grandes amores de Eduardo Mendoza

Su faceta como escritor es de sobra conocida, pero ¿Cómo es su vida personal? ¿Quiénes fueron sus grandes amores? Aunque ha hablado en contadas ocasiones de ellas, Eduardo Mendoza ha tenido tres grandes amores. El primero fue Helena Ramos, su novia y más tarde esposa. Se sabe poco de esta mujer, pero sí trascendió que fue ella quien le ensenó el anuncio de las Naciones Unidas buscando traductores e intérpretes. Un puesto que Eduardo ocuparía durante un tiempo antes de iniciar su andadura como escritor.

Sin embargo, su relación no prosperó y Eduardo y Helena tomaron caminos separados. El segundo amor del literato fue la arquitecta Anna Soler, madre de sus dos hijos Ferrán y Alexandre.  Con ella tampoco acabó de funcionar y se separaron. Fue entonces cuando llegó su tercer amor: Rosa Novell. La actriz y el autor comenzaron su noviazgo cuando ambos ya tenían carreras con mucho recorrido y reconocimiento.

Eduardo Mendoza
GTRES

Estuvieron juntos desde la década de los 90 hasta 2015, año en que Novell falleció por un cáncer de pulmón. Fue con ella con la que recibió el Premio Planeta en 2010 y con la que se atrevió a subir a los escenarios, a pesar de su timidez. "Bondadoso, inteligentísimo, con un gran sentido del humor... y más guapo aún que hace 30 años", describía Rosa  hace tiempo, tal como recoge 'El Español'. Además, nunca dudaron en profesarse su amor en público:  "Es el hombre de mi vida, el mejor y lo mejor que me ha pasado. Es mi hombre. No hay otro", manifestó Novell

Durante el funeral de la intérprete, Eduardo demostró su pena y dolor con unas sentidas palabras sobre la personalidad y esencia de Rosa. "Ha sido un viaje de aprendizaje donde Rosa mostró sus mejores caras. Todo y que era una persona de carácter vehemente, precisamente nada sumisa, ha ido apareciendo la tranquilidad, la paciencia y la dulzura. Por todos los centros por los que ha pasado, ni siquiera cuando la sometían a tratamientos dolorosos, no ha dejado de dar las gracias", contó el autor.

Artículo recomendado

María Hervás corrige a Pablo Motos en directo en 'El Hormiguero' y se atreve a recordarle un error pasado

María Hervás