En cuanto a propósitos para el año nuevo no hay nada escrito, que se lo digan al equipo de 'First Dates'. María José acudió al restaurante capitaneado por Carlos Sobera para, como muchos otros, encontrar el amor. “En el momento que comenzó el 2022 me propuse romper barreras. Llevo muchos años siendo una chica buena, no cometiendo locuras y creo que me estaba perdiendo muchas cosas en mi vida”, confesó la estudiante.

Artículo recomendado

La cita más desastrosa de 'First Dates: Crucero' la protagonizaron dos septuagenarios

La cita más desastrosa de 'First Dates: Crucero' la protagonizaron dos septuagenarios

Lo curioso es que esta joven, modelo y salerosa, de 22 años no había tenido antes una cita (¡ni una!). “Una de las locuras que se me ocurrió hacer este año es tener una cita, mi primera cita”, aseguraba. “Nunca he tenido novio ni pareja. Mis prioridades siempre han sido otras cosas como los estudios o el tema de la moda, mi trabajo…”, contó María José a Carlos Sobera.

First Daates

María José y José, en su primera cita en 'First Dates'

Cuatro

Aunque fuera primeriza en esto de las citas (que no en las decepciones en lo referente al amor), María José tenía claro lo que quería: “Busco una persona que sea totalmente real, que tenga las cosas muy claras y una persona divertida”. En 'First Dates' se topó con José, un malagueño (como ella) estudiante de Publicidad.

Hubo química entre ellos, aunque José pensara que María José era parte del equipo de 'First Dates' cuando entró al restaurante. "Cuando la vi en la barra pensaba que trabajaba aquí, pero cuando Carlos (Sobera) me dijo que era mi cita, me ilusioné", confesó a cámara.

Artículo recomendado

Un comensal de 'First Dates', rechazado por "heterobásico": "Solo le falta hacer 'unga, unga'"

Un comensal de 'First Dates', rechazado por "heterobásico": "Solo le falta hacer 'unga, unga'"

Hablaron de todo y de nada. De sus gustos, sus aficiones, sus aspiraciones... De todo lo que se habla en una primera cita en la que no sabes nada de la otra persona. La única pega que surgió entre ambos es que a José no le gustan ni las lentejas ni el potaje, dos platos que a María José le encantan. Por suerte, esto no ha sido motivo suficiente para decir 'no' a una segunda cita.