Lola llegó al restaurante de 'First Dates' dejando claro que le gusta gustar. "Cada día me veo más guapa", dijo sin tapujos. Tiene 25 años y vive entre Córdoba y Madrid. Trabaja como dependienta y auxiliar de enfermería, pero eso a Carlos Sobera (62 años) le importó poco. "Tienes aspecto de ser una chica que ha tenido muchas relaciones y a todos los has abandonado", bromeó. La cordobesa solo pudo matizar, entre risas: "Amigos. Novios solo tres". Para ella, el programa de Cuatro eligió a 28 años, de Jaén. La primera impresión fue buena, y eso que Lola no escuchó que el jiennense se definía como "Grey, pero pobre".

Artículo recomendado

El silencio atronador de Lara Álvarez durante la primera gala de ‘Supervivientes 2023’

El silencio atronador de Lara Álvarez durante la primera gala de ‘Supervivientes 2023’

Se sentaron en la mesa de 'First Dates'. Ismael hizo la lista de la compra. Enunció todo lo que buscaba en una pareja, hasta que Lola se topó con un requisito que no le sonó del todo bien: disfrutar de un plan de peli y sofá. "Yo es que soy más de salir", le dijo a Ismael. El joven trató de solventar la situación y más o menos salió airoso. El primer rifirrafe de pareja llegó cuando él cogió comida de su plato. Lola, como Joey ('Friends'), no comparte su comida. Tras alguna que otra aclaración, la conversación siguió hacia delante o eso creíamos.

Lola siguió conociendo a Ismael, pero no le gustaba ninguna de las respuestas que le daba (pese a los intentos del muchacho). "Me considero demasiada mujer para este chico", dijo, y eso que aún no habían tratado el tema de las relaciones íntimas. Fue ahí cuando se reveló el quid de la cuestión. "Yo a este chiquillo no lo veo muy empotrador", confesó Lola. Lo que ella no sabía es que él se definía como Grey (de 'Cincuenta sombras de Grey'), pero pobre. Pese a su insistencia, no convenció a la cordobesa.

First Dates
Mediaset España

Lola e Ismael pasaron a la zona privada. Como bien apuntaba Carlos Sobera, ella llevó el ritmo de la cita en todo momento; él simplemente trató de seguir sus pasos. 'First Dates' trató de subir la temperatura. Cada uno recibió un papel con una propuesta. Ismael leyó la suya: "Dale a tu cita un beso de tornillo". Al escucharla, Lola negó con la cabeza. El mensaje de Lola era menos invasivo: "Deciros las tres cosas que más os hayan gustado el uno del otro". A esta si accedieron

Lola dijo que Ismael es simpático, amable y tranquilo. Parecía que iba todo bien hasta que añadió: "A lo mejor es que eres un poquito paraito". "Es un pan sin sal", añadió a las cámaras de 'First Dates'. Ismael sí que tuvo buenas palabras para ella: "Eres sincera y divertida". La cena la pagó él, y una promesa de que habrá una segunda cita: "A la próxima invito yo". Pese a estas palabras, Lola le dijo que 'no' en la decisión final. "Te paso lo de la comida por bizum, ¿vale?", le dijo antes de marcharse.