La verdad es que una no gana para sustos. Hace una semana estoy sentada en el sofá de mi casa viendo ‘Sálvame’ y, de repente, me entero en directo de que mi hermana está siendo atendida en el servicio médico de Telecinco. Me asusté más porque mi amigo Kike Calleja estaba dando la noticia y hacía cinco minutos que había hablado con él de otras cosas y me extrañó que no me hubiera dicho nada. Me quedé en ‘shock’ cuando dijo que Carmen había sufrido una taquicardia tras conocer algunos de los contenidos del programa, entre ellos las declaraciones que mi hija había hecho sobre el tema de Paola.

Bendita medicación

En ese momento, no sabía si llamar a Carmen o no. Además, pensaba si mi madre o su marido, José Carlos, estarían viendo la tele. Unos minutos después, recibo un mensaje de audio de mi hermana diciéndome que esté tranquila, que le han hecho un electrocardiograma, pero que se lo tienen que volver a repetir. Agradecí que me avisara, porque estaba de los nervios, y le pedí que, en cuanto supiera el resultado del electro, me lo dijera. Al rato, vi en directo que salía del gabinete médico y que le habían dado un Sumial 10. No quiero hacer apología de los medicamentos, pero qué maravilla es esta pastilla. En muchos momentos, esta medicación me ha salvado la vida. ¡Cuántos momentos difíciles he tenido en ‘Sálvame’ en los que, de no ser por este medicamento, lo hubiera pasado mucho peor! Esta pastilla es un betabloqueante que baja el ritmo del corazón. Hace que te sientas en paz y, antes de empezar el programa, estar relajada te ayuda muchísimo. Me hace gracia porque Carmen siempre ha criticado que yo me lo tomara algunas veces. En una ocasión fui a su médico con ella y, hablando del tema, el doctor le dijo que le parecía maravilloso que me tomara eso. Aviso que no se puede comprar sin receta. Cuando vi a Carmen entrando en el plató, me relajé. Esto no tiene nada que ver con lo que dijo mi hija, sino con conversaciones previas de mi hermana para que participara en algo que no quiere hacer, al menos por ahora. Hace unos días fue su cumpleaños y sé que querréis saber qué le he regalado. Os lo voy contar: unos botines que se ha comprado ella. Le tengo que hacer el bízum, así que soy una morosa.