¡Lo hemos conseguido! ¡Qué Julio Iglesias venga a Catalunya! Tenía apalabradas ya las actuaciones de Fuengirola, Chiclana, Valencia, Mérida y Córdoba, pero no se decidía a venir por estos pagos. Le habían contado que si aquí ya no le queríamos, que silbábamos este tipo de música, que si tal y que si cual. Pero, al final, recordó los grandes amigos que tiene en esta tierra y de todas las propuestas que se le ofrecieron escogió la de Cap Roig. Actuará los días 21 y 22 de agosto, al lado de mi casa como quien dice (no es por nada).

Artículo relacionado

Qué emoción sentí cuando en su última actuación, antes de acabar, se me acercó una persona de su equipo y me señaló con el dedo de Dios: “Julio quiere verte en el camerino”. ¡Lo que pasó en ese camerino morirá conmigo!

Un detalle: me cuentan que Julio se ha visto obligado a cambiar esas largas charlas que dirige al público entre canción y canción. Antes era: “Mirad que chiquitas más monas [por su jovencísimo coro]. Ah, seguro que a los hombres presentes en la sala les gustaría cantar con ellas…”. Y ponía en la palabra cantar toda la intención del mundo. Las miradas a los ‘derrières’ de las chicas, esa media vuelta que les obligaba a realizar para que se lucieran, también han sido eliminadas del espectáculo. Ahora utiliza el discurso del perdedor, que también se le da muy bien: “Yo he amado mucho, he sido un juguete en manos de las mujeres y por eso he sufrido”, dijo en Londres. Y en Israel rizó aún más el rizo: “Las mujeres llevan siempre la batuta. Yo no he conquistado… me han conquistado ellas cuando les ha dado la gana”. Uy, uy, uy, alguien miente.