La lista de retoques estéticos de Aurah Ruiz no deja de crecer. Muchas gente la ha tachado de 'polioperada' pero las dos únicas veces que ha pasado por quirófano han sido para el aumento de pecho y labios. Eso sí, la ex de Jesé Rodríguez no se arrepiente de nada ya que es una gran fan de la medicina estética. Además, ahora, se ha puesto en las mejores manos para cortar de raíz uno de sus grandes complejos. La canaria se ha sometido a la técnica de los 'foxy eyes', conocida como la mirada felina, y uno de los tratamientos favoritos de Carla Barber. Gracias a unos hilos tensores, la mirada se abre y Aurah se ha quedado completamente satisfecha con el resultado. Pero ojo, porque este nuevo cambio en su imagen viene tras el 'total face' que se realizó el pasado mes de mayo.

Artículo relacionado

"Para estar bella hay que ver la estrellas, como digo yo siempre. Hace mucho tiempo que quería hacer esto. Se llama foxy eyes, es una técnica con la que voy a conseguir abrir la mirada. Esto se debe a un complejo que yo tengo desde siempre. Tengo mucha piel en la zona del párpado, es hereditario de mi madre. Intenté hacerme la blefaroplastia pero me dijeron que era muy joven y que realmente no lo necesitaba. Aunque la verdad, me vería mucho más guapa. Pero he decidido tirar de hilos tensores que hacen el mismo efecto pero no tan, tan marcado y no para siempre", ha explicado Aurah Ruiz compartiendo todo el proceso a través de su canal de Mtmad.

aurah ruiz

Aurah Ruiz se somete al 'foxy eyes' para conseguir una mirada más salvaje.

Mtmad

Aunque los resultados se van a ir viendo con el paso de los días, Aurah Ruiz tiene que llevar a cabo una serie de pautas que le han marcado los especialistas: "No puedo gesticular en los próximos seis días. Estoy súper contenta con el resultado, pero aún tiene que bajar, está muy inflamado", ha continuado explicando y feliz por haber dado este paso tan importante para ella.

Artículo relacionado

Aurah se considera una mujer muy presumida y para ella su imagen es muy importante. Tanto, que hace apenas unos meses, sucumbía a los encantos del cambio facial con ácido hialurónico: "Me voy a tocar la cara, porque me sale de ahí abajo y porque la cara es mía. Me voy a poner bótox en frente y patas de gallo, y algo que me da mucho miedo porque no me lo he hecho nunca: me voy a poner pómulos, pero muy poquito, porque soy muy delgada. También me voy a hacer una ligera marcación mandibular, porque tengo la cara muy flaca, un pequeño aumento de labios y un pinchazo en la punta de la nariz para hacerla más respingona", confesaba públicamente.