Era Emma García quien le admitía en directo aIsabel Rábago en 'Viva la vida' que aunque era una mujer que detrás de las cámaras hablada habitualmente de su marido y de cómo es su día a día con él, intentaba mantenerlo en el anonimato de manera pública. Gracias a la escalera de las emociones hemos podido conocer un poco más a la colaboradora de origen cántabro.

Artículo relacionado

La periodista ha manifestado que aunque la tachen de 'pija', proviene de una familia obrera de cuatro hermanos en la que sus padres hicieron hasta lo imposible porque tuvieran un futuro próspero y, afortunadamente, así fue. Sin embargo, ha sido el amor el escalón en el que se ha explayado.

Isabel ha hablado con orgullo de Carlos a quien define como el "gran amor" de su vida. "Soy una persona muy afortunada en el amor, es lo más grande que tengo en la vida", reconocía sin poder borrar la sonrisa de su rostro. "Es mi referente, la persona que me pone los pies en el suelo, que me protege, me calma y me cuida", así define a este hombre, también periodista, a quien conoció durante su etapa en la Universidad de Salamanca y de quien no se ha separado desde entonces.

Isabel Rábago

"Estábamos en la misma clase y éramos muy amigos", recordaba Rábago con ilusión, una amistad que se transformó en un amor incondicional que tuvo el broche de oro en 2007 con una romántica boda en Santillana de Mar (Cantabria). "No sería quien soy sin él, no imagino mi vida sin él, hemos crecido juntos", sentenciaba visiblemente emocionada. Sin duda, una declaración de amor en toda regla que quizás no haya gustado demasiado a Carlos y es que prefiere mantenerse alejado de la exposición mediática en la que se encuentra su mujer.