Zayra Gutiérrez se ha convertido, sin quererlo, en la protagonista de la semana. La hija de Arancha de Benito y Guti protagonizaba unas polémicas imágenes de fiesta sin ningún tipo de restricción y saltaban las alarmas. Este sábado, Alejandra Rubio, sacaba la cara por su amiga desde el plató de 'Viva la vida'.

"Es una persona a la que le encanta salir, súper sociable pero no es como la han pintado", aseguraba Alejandra Rubio desmintiendo categóricamente que Zayra sea esa joven problemática.

Artículo relacionado

Alejandra Rubio y Zayra fueron grandes amigas durante su infancia pero la vida las separó hace años: "Ahora mismo no somos tan amigas. Nuestra vida no tiene nada que ver, tenemos distintos grupos de amigos y ya pero si he salido con ella", explicaba la hija de Terelu Campos sobre el motivo de su distanciamiento.

Alejandra Rubio

Alejandra Rubio en el plató de 'Viva la vida'

Mediaset

La colaboradora de 'Viva la vida' ha definido a Zayra como una chica "explosiva, alocada..." a la que le gusta pasárselo bien con sus amigos, pero nada que ver con esa imagen de joven problemática y agresiva. Su intervención terminaba censurando totalmente su actitud irresponsable al saltarse las normas: "No lo comparto para nada", sentenciaba.

Makoke, amiga íntima de Arancha de Benito, se ha sumado a las declaraciones de Alejandra alabando a Zayra pero reconociendo los quebraderos de cabeza que le ha dado a sus padres ese carácter rebelde: "Es una niña entrañable, súper cariñosa pero ha sido muy complicada, víctima de un matrimonio sin comunicación y es complicado". Lejos de quedarse ahí, la colaboradora admitía que la educación de Zayra no ha sido fácil y ha hecho sufrir a su progenitora: "Ha sido muy difícil y lo está pasando mal", reconocía con evidente pena.