Violeta Mangriñán sacaba a la luz el pasado 27 de abril uno de los episodios más complicados de su vida. Muy sincera, la joven se armaba de valor para reconocer a sus miles de seguidores su problema con la comida. Según explicó en su canal de ‘Mtmad’, todo empezó hace dos años y medio, cuando comenzó a aparecer en ‘Mujeres y hombres y viceversa’. “Se convirtió en una obsesión que me llevó a hacer muchas tonterías”, reconoció ante todos sus seguidores.

Artículo relacionado

Un arrebato de sinceridad del que ahora, sin embargo, se arrepiente. Violeta ha echado mano de su perfil de Instagram para asegurar de que, desde que contó su problema, hay muchos usuarios que la insulta y juzga a diario. “Me arrepiento mucho de haber compartido públicamente el problema que he tenido con esta enfermedad.”, ha comenzado a explicar Violeta.

Violeta Mangriñán
Instagram

Lejos de la comprensión que esperaba, la reacción de los usuarios ha sido muy distinta. “Lo conté pensando que la gente me entendería y que sabrían apreciar el valor de compartirlo (que ilusa) pero lejos de eso hay gente que me insulta y juzga a diario. Y que yo sepa tienen de jueces lo mismo que Avilés de periodista o yo de monja. NADA. En fin… maldita la hora”, ha asegurado en una imagen que ha compartido en la sección de ‘stories’ de su cuenta de Instagram.

Artículo relacionado

Posteriormente, Violeta ha querido compartir otra reflexión en sus redes sociales. “Si engordas, te juzgan. Si adelgazas, te creen enferma. Si vistes bien, eres vanidosa. Si vistes mal, eres descuidada. Si lloras, das pena. Si dices lo que piensas, eres arrogante. Si te justificas, eres problemática. La gente solo sabe criticar, así que no importa, sigue siendo la que eres y deja que los demás hablen”, se puede leer en la imagen que ha compartido.

Un complicado problema

“Es un tema que me da mucha vergüenza y no debería… pero me duele, me pesa mucho. Llevo dos años y medio con esto, es jodido”. Así comenzaba violeta el pasado 27 de abril su sincera confesión sobre sus problemas con la comida. La colaboradora de televisión no podía evitar las lágrimas al recordar un episodio que protagonizó con unas amigas. “Un día me fui a merendar con Oriana y Yasmina y me comí un pancake… Me puse a chillar, me fui al gimnasio y estuve tres días sin comer. No estaba bien…”, aseguraba entonces. Un problema que, aunque cuenta con ayuda profesional, no ha conseguido superar del todo.