Una nueva triste noticia deja la crisis del coronavirus en nuestro país. Carlos Falcó, marqués de Griñón ha fallecido este viernes 20 de marzo por la tarde a los 83 años en la Fundación Jiménez Díaz, donde llevaba varios días ingresado tras dar positivo en coronavirus.

Prácticamente a la misma vez que Tamara Falcó, fruto de la relación entre Carlos e Isabel Preysler, le dedicaba unas tiernas palabras por el Día del Padre, la revista Diez Minutos publicaba en exclusiva que el empresario se encontraba ingresado "grave" a consecuencia de las complicaciones del virus. Pocas horas después, ha sido el porta La Otra Crónica quienes han confirmado el fallecimiento del empresario, que llevaba varios días hospitalizados.

Artículo relacionado

"Ayer fue S. José y se me olvidó postear... Esta foto describe mi relación con mi Padre ... Papi tú no tienes ig pero como siempre te enteras de todo lo que hago que sepas que te quiero y eres el mejor Padre que jamás podría desear. ❤️ u Tamaruni", escribía Tamara, de manera providencial, junto a una preciosa estampa protagonizada por padre e hija, en la que Carlos Falcó coge en brazos a la pequeña Tamara.

Tamara Falcó

Un fallecimiento fulminante que deja ver la letalidad y la cara más amarga de la situación tan difícil de manejar que está dejando la pandemia global. Carlos Falcó, que estaba casado con Esther Doña, se encontraba dentro del grupo de riesgo de la población debido a su edad. El empresario se debatía entre la vida y la muerte en el mismo centro en el que también se encuentran hospitalizados Lorenzo Sanz, expresidente del Real Madrid; Esperanza Aguirre y su marido Fernando Ramírez de Haro y Valdés.

Dadas las medidas que se están tomando con los fallecidos con coronavirus o complicaciones en sus dolencias derivadas por el virus, podría verse alterado el último adiós a Carlos Falcó, otro duro mazazo para su familia y allegados.