Muy recuperado apareció Amador Mohedano en su Chipiona natal, después de su ingreso hospitalario causado por una úlcera sangrante que, a su vez, le provocó una fortísima anemia, por lo que tuvo que recibir varias trasfusiones de sangre. Tras el susto de salud y ya en su domicilio, su hermana Gloria y su cuñado José Antonio se trasladaron a su casa para cuidarlo –Amador, por sí solo, no se cuida nada–, y esos días de reposo le han venido muy bien.

Artículo relacionado

Por primera vez tras ese bache de salud, Amador ha reanudado su vida social y aprovechó el concierto que Kiko Rivera ofreció en Chipiona –son las fiestas de la Virgen de Regla– para ir a verlo. Esa misma tarde, Kiko había compartido una imagen en Instagram, ya que el hijo de Isabel Pantoja fue a visitarlo a su casa. "Buen anfitrión y buen amigo", escribió Kiko. Isabel Pantoja y Rocío Jurado, al margen de ser rivales en el escenario, eran amigas y se respetaban mucho profesionalmente. Kiko conoce a los Mohedano –y a Rocío Carrasco–, desde que era un niño y siempre les ha guardado un gran cariño. Seguramente, en ese momento, Kiko se encargó de invitar a Amador a su actuación en la tarde-noche de ayer, en Chipiona.

Amador aceptó la invitación y se presentó en el recinto. A su llegada, pudimos ver cómo los habitantes de Chipiona aclamaban al hermano de la más grande. Al margen de la fracturada relación entre los Mohedano y Rocío Carrasco, lo cierto es que los chipioneros adoran a toda la familia y nadie quiere tomar partido por un bando u otro. Su respeto hacia Rocío Jurado es tan grande que lo único que desean es que las aguas vuelvan a su cauce cuanto antes.

¿Quieres ver cómo recibieron los chipioneros a Amador Mohedano? No te pierdas el vídeo.