Después de dos años de ausencia en los escenarios a consecuencia de la pandemia, Kiko Rivera vuelve al trabajo por la puerta grande y lo hace en Chipiona (Cádiz). Unas horas antes de la esperada reaparición, el hijo de Isabel Pantoja ha tenido la oportunidad de visitar a Amador Mohedano en su casa, un inesperado reencuentro que no ha dudado en inmortalizar y compartir con todos sus seguidores a través de Instagram.

Kiko Rivera y Amador Mohedano, visiblemente más delgado desde su último bache de salud, posan sonrientes en lo que parece el porche de la casa del exmánager y donde queda patente la presencia de Rocío Jurado en cada rincón con infinidad de recuerdos y fotografías. "Buen anfitrión y buen amigo", ha escrito el Dj y es que aunque no mantienen una relación muy estrecha, el hijo de Isabel Pantoja conoce a Amador desde que era un niño.

Artículo relacionado

A juzgar por el comentario de Kiko Rivera, el encuentro no ha tenido desperdicio: "Gracias por el buen trato y recibimiento. Lo allí hablado y lo allí ocurrido queda entre nosotros", sentenciaba.

Amador Mohedano y Kiko Rivera

Kiko Rivera visita a Amador Mohedano en Chipiona

Instagram @kikorivera

Kiko Rivera recuerda con cariño a Rocío Carrasco

El clan Pantoja y el clan Jurado son dos de las familias más mediáticas de nuestro país y en el último año han ocupado infinidad de titulares por sus últimos enfrentamientos. Haciendo gala de su sinceridad, Kiko no dudaba en hablar acerca del duro testimonio de Rocío Carrasco: "Conozco a Rocíito, su madre y mi madre eran amigas, y recuerdo que ella me ha llegado a cambiar hasta los pañales. Siempre me sacaba de paseo. Le tengo aprecio", recordaba con cariño aunque afirmaba que no habían vuelto a tener contacto. El Dj prefiere mantenerse al margen en esta guerra y es que tal y como él mismo afirma entre risas "bastante tengo con lo mío".