Que la afición a los toros corre por las venas de la familia real –por la parte Borbón, que no por la parte de la reina Sofía– es un hecho conocido por todos. Ahora bien, que un miembro de la familia del rey se ponga ante un morlaco eso es otro cantar. No ha sido ante un toro de 600 kilos, pero sí ante una vaquilla que puede pesar, tranquilamente, la mitad. Vamos, que hay que tenerle también mucho respeto. Y eso es lo que ha hecho Victoria Federica, la hija de la infanta Elena y Jaime de Marichalar.

De la mano de su 'amigo especial', Gonzalo Caballero, Victoria Federica y otros amigos compartieron un día de sol, comilona y capea en la finca toledana de Fernando Peña. Ahí, el torero saltó a la arena para dar unos capotazos a una vaquilla y se hizo acompañar de Victoria Federica. Esta se pertrechó detrás de Gonzalo mientras veía muy de cerca cómo el animal respondía a los envites del torero. Y, claro, llegó lo que tenía que llegar, que la vaquilla a punto estuvo de llevarse por delante a la hija de la infanta Elena. Menudo susto se llevó Victoria Federica.

Artículo relacionado

Las imágenes, publicadas en un vídeo exclusivo por El Español, no le harán ninguna gracia a la infanta Elena. Que una cosa es que les gusten los toros y otra muy distinta es bajar a la arena y arriesgarse a un buen revolcón o algo peor.

Pero a Victoria Federica no parece importarle demasiado. El mundo de Gonzalo Caballero le apasiona y compartir su tiempo libre con él, también. A su alrededor han formado una pandilla en la que, como cualquier grupo de jóvenes, comparten momentos de ocio, que lo mismo es una capea, que echarse unas risas con Los Morancos.