La vida de Vicky Martín Berrocalsufría un cambio radical tras su inesperada ruptura con Joao Viegas Soares. Aunque la diseñadora no ha dado detalles al respecto del motivo que le ha llevado a dar por finalizada su relación, dejaba atrás su vida en Portugal hace unas semanas. Con su hermana de vacaciones en el Caribe con Eva González y su hija Alba de voluntariado en Kenia, la andaluza se ha refugiado en el cariño de su madre.

Artículo recomendado

Vicky Martín Berrocal, completamente empoderada, lanza un mensaje tras su ruptura con Joao Viegas Soares

Vicky Martín Berrocal, completamente empoderada, lanza un mensaje tras su ruptura con Joao Viegas Soares

Vicky Martín Berrocal está muy conectada con su madre a quien describe como una mujer "paciente, generosa y difícil de olvidar". Victoria vive en Madrid para así estar más cerca de su hija Rocío y de su nieta Alba, y ahora no ha dudado en acoger a su hija mayor en estos momentos tan delicados. Poco a poco va retomando la vida que dejó en la capital y qué mejor que hacerlo al lado de la mujer que le dio la vida.

Era la diseñadora quien a través de una anecdótica publicación de Instagram revelaba a sus seguidores lo bien que le hace estar junto a su progenitora. "No tiene nada y lo tiene todo. Es la diferencia cuando es tu madre la que prepara la comida. Te quiero reina mora", escribía Vicky junto a la imagen de una ensalada cargada de ingredientes.

Vicky Martín Berrocal comida
Instagram @vickymartinberrocal

Las heridas y desilusiones de Vicky

Después de tres años de intensa relación, Vicky Martín Berrocal y el empresario portugués Joao Viegas han decidido tomar caminos separados. La diseñadora reaparecía en Instagram hablando de heridas y desilusiones, fiel reflejo del momento en el que se encuentra: "Se necesita mucho valor para amar a las mujeres marcadas por el pasado, aquellas de carácter fuerte, pero de corazón bueno. Se necesita mucho amor para curar las heridas y las desilusiones (...) Pero, sobre todo, se necesita ser inteligente, porque son tan maduras y tan experimentadas que ya no creen en lo que sienten, sino en lo que estés dispuesto a hacer por ellas", manifestaba.